El numero de fallecidos en Japón por las fuertes lluvias se mantiene en 39, según el último balance de las autoridades niponas que no descartan un aumento de las víctimas mortales a medida que avanzan las labores de rescate en la ciudad de Hiroshima (oeste).

La operación de rescate tuvo que ser suspendida la madrugada de sábado por las fuertes lluvias en la zona.

“Creo que iríamos más rápido si utilizáramos maquinaria pesada, también necesitamos más efectivos, tenemos que ayudar a esta gente como sea”, dijo un residente del lugar.

La madrugada del martes al miércoles cayeron, en solo tres horas, el equivalente a las precipitaciones habituales en todo el mes de agosto en esta región montañosa.

Se produjeron corrimientos de tierra en 31 lugares diferentes de esta ciudad japonesa que ya sufrió en 1999 el efecto de unas lluvias torrenciales parecidas.

El Gobierno anunció este sábado el desarrollo de un sistema capaz de predecir más rápido las lluvias torrenciales y los desplazamientos de tierra, después de que estos fenómenos dejaran al menos 59 fallecidos.

El Ejecutivo ha puesto en marcha esta iniciativa ante la mayor frecuencia con la que se están registrando lluvias torrenciales en el país, y tras las críticas recibidas por la gestión de la situación en el oeste de Japón, según dijeron fuentes gubernamentales a la agencia Kyodo.

El número de desaparecidos se mantienen hasta los momentos en 51 personas.