A pesar que el abastecimiento de carne bovina no se ha visto afectado en los mercados capitalinos, los pequeños comerciantes de este producto aseguran ser los grandes perdedores ante esta tercia entre los mataderos, productores de ganado e intermediarios (comerciantes mayoristas).

Los comerciantes consultados aseguran no entender el porqué los mataderos no bajan los precios del producto que distribuyen en los mercados, si “las noticias afirman que la  carne está por el suelo”.

Doña Blanca Vega con 33 años de vender carne en el Mercado Oriental, manifiesta que el producto en las últimas semanas ha encarecido su precio, dado que los mataderos se resisten a disminuirlos, a pesar que están pagando un precio muy inferior al que venden.

“Al ganadero le han bajado al ganado (al precio de la carne) pero el matadero no quiere bajar, eso está afectando a todos, el producto se está encareciendo…ellos le están pagando barato (al ganadero), pero el matadero no quiere bajarle al producto”, reclamó doña Blanca.

Considera que el Gobierno Sandinista a través del Ministerio de Fomento, Industria y Comercio (MIFIC) haga mayores controles sobre las ganancias que obtienen los mataderos, pues a su juicio se llevan la mayor tajada del negocio.

“Lleguen los productores de ganado o no lleguen a nosotros en nada nos beneficia, ya que los mataderos no bajan los precios. Los vendedores tradicionales de carne estamos marginadas por los mataderos, porque nos venden a precios exorbitantes y nosotros no podemos vender baratos a los clientes”, comentó

“Los ganaderos dicen que le están comprando barato el ganado y los mataderos nos dicen que están comprando caros, entonces no les entendemos y lo que pasa que no hay un regulador de carne para ellos (los mataderos)”.

En el negocio de la carne bovina en los mercados los mayores beneficiados son los grandes mayoristas, pues reciben atractivos descuentos de los mataderos, mientras los pequeños comerciantes no pueden competir en esa tercia, asegura Marina Rivas Martínez, con 40 años de vender carne.

“Nosotras las pequeñas vendedoras que le compramos al mayorista no tenemos ningún descuento. La solución es que el matadero nos venda directamente. El gobierno debe controlar  (regular) la carne (la distribución) a como lo ha hecho con el pollo, con el queso”.

Otra vendedora que se identificó como Concepción Escobar, dijo que los pequeños comerciantes “manos arriba” por los altos precios que ofertan. “las ventas están caras, la gente no quiere carne porque están excesivamente caros”.

“Nos venden a precios de exportación esa es la verdad. Nosotros también le subimos porque tenemos que buscar como ganar, pero la gente dice que uno es el ladrón, pero la verdad que los mataderos venden a precios altos”.

Actualmente los precios de los diferentes cortes de carne ha aumentado en tres, dos o un córdoba en el Mercado Oriental. La posta de pierna se vende a 50 córdobas la libra, la mano de piedra a 49, la trasera de cecina 45 córdobas, la “tira” para asar a 35 y el contralomo a 52 pesos.