Actualmente los trabajadores de la Alcaldía de Managua brindan los últimos detalles de la construcción de 600 metros lineales de concreto hidráulico en el sector del llamado Camino Viejo a Pochocuape, un lugar que sirve de cauce natural a las correntias que bajan de la zona alta del Distrito Tres de la capital.

Fidel Moreno, Secretario General  de la Municipalidad, explicó que el objetivo de esta obra, es mejorar la viabilidad de la zona, ayudar al drenaje pluvial de las aguas que caen de la parte alta de la capital, para que no provoquen tanto daño durante su recorrido hasta caer en la zona baja.

“Estamos desarrollando una de las obras integrales que tenemos en este distrito…estamos hablando de mejorar la viabilidad de la zona. Este es un camino cauce que al mismo tiempo nos permite mejorar el drenaje y  estamos recubriendo un poco más de seis cuadras con concreto hidráulico”.

Como parte de las obras secundarias, pero igual de importantes se construye muros de retención, con el objeto que las paredes naturales de la vía no se erosionen con las precipitaciones. También se construirán andenes peatonales a ambos lados de la calle.

Este proyecto de mejoramiento vial y pluvial tiene un costo de 7 millones de córdobas, dinero que está detallado en el Programa de Inversión Anual del Distrito III.

Un problema que debe resolverse

Esta obra a pesar que significa desarrollo y mejoramiento del nivel de vida de la población del barrio San Judas, también ha generado cierto malestar a algunas familias, cuyos sistema de aguas negras ha colapsado.

Doña Josefa Morales y su familia, es una de las afectadas por el desborde del sistema de alcantarilla a consecuencia de la obra de desarrollo.

“Los inodoros se están rebalsando, nos estamos enfermando por la suciedad y nadie viene a componer los manjoles. Deben darnos respuesta lo antes posible”, señalaba doña Josefa, que vive a escasos 20 metros de donde se construye el proyecto.

“Por una parte está bueno (el proyecto de desarrollo) porque para mí era problema con la basura, sin embargo esto va a ir mejorando. Ahorita las aguas negras se han descompuesto y los niños se pueden enfermar, pero nos han dicho que lo van a resolver”, expresó Dina Dávila.

Moreno conoció de las inquietudes de las familias afectadas, con quienes se comprometió a orientar la solución del problema, al mismo tiempo que se concluyen los trabajos originados del proyecto.

“Como la obra está en proceso y en tanto no termine el drenaje de funciona de manera regular, esa es la causa principal, de manera que en la medida que el proyecto concluya las condiciones serán mejores y el problema será resuelto”, expreso Moreno.