Las Casas Maternas en San Francisco del Norte, Cinco Pinos y El Realejo, son el ejemplo vivo del modelo de trabajo comprometido y articulado que impulsa el Gobierno del Presidente Daniel Ortega y la Compañera Rosario Murillo.

Así lo refleja un informe enviado por la Compañera Marcia Ramírez, titular del Ministerio de la Familia, quien en visita a estos espacios pudo, según sus propias palabras, “corroborar en el terreno el funcionamiento de un modelo de trabajo articulado que no será perfecto, pero existe y por lo tanto puede ser mejorado cada día porque hay voluntad y compromiso”.

A continuación, el informe de la compañera Marcia:

En cumplimiento a Plan enviado por la Dra. Castro, hoy visité en compañía de la Directora del SILAIS de Chinandega las casas maternas de San Francisco del Norte, Cinco Pinos y El Realejo.

A continuación me permito compartir un resumen de mis percepciones, producto de observaciones y conversaciones con personal de Centros de salud, casas maternas y con las compañeras albergadas:

Las tres casas cuentan con lo necesario para albergar y atender en condiciones dignas a las compañeras embarazadas.

Los mecanismos de captación de las mujeres en las zonas rurales alejadas en el marco del modelo de salud comunitario funcionan de manera que logran una buena captación de los casos de alto riesgo. En las tres casas pude escuchar relatos y revisar los cuadernos de registro comprobando que cumplen y hasta superan las metas.

Han adaptado el servicio a las necesidades de las mujeres, al aceptarlas con esposos u otros familiares, incluyendo niños, cuando de eso depende que se vengan de las zonas alejadas. Es admirable cómo resuelven con colchones y gestionando más alimentos con las Alcaldías.

El compromiso con la vida de las mujeres les hace ser creativos y respetuosos de la cultura. Han innovado en las formas de atender los partos no usando la mesa ginecológica cuando ésta incomoda a la mujer y permitiendo la presencia de familiares cercanos en las salas de parto.

Es notoria la información en las paredes relativa a la lactancia materna y otras orientaciones para el auto-cuido de las mujeres, elaborada por las enfermeras con cariño y creatividad.

Las mujeres atendidas estaban tranquilas y se notaba que se sentían como en su casa.

En dos de las tres casas, habían pequeños huertos que riegan a pesar de que el agua es escasa. Las tres casas ya recibieron la visita de los compañeros del INTA.

Los directores de los centros de salud en los tres municipios asumen la responsabilidad del SILAIS-municipal y se involucran en el Gabinete Social, el de Producción, el de Seguridad Alimentaria y de Seguridad Ciudadana, por lo que manejan la situación de todo el municipio y trabajan en estrecha colaboración con la Alcaldías, el Partido y la Promotoría.

Pudimos conocer en la voz de los directores de centros de salud información sobre la merienda escolar, el estudio sobre nutrición infantil, la producción, la violencia intrafamiliar, la entrega de paquetes solidarios, la venta de frijoles solidarios, la zonificación, el programa Todos con Voz, la relación con las iglesias y el trabajo de Amor por los más Chiquitos.

Es gratificante corroborar en terreno el funcionamiento de un modelo de trabajo articulado que no será perfecto, pero existe y por lo tanto puede ser mejorado cada día porque hay voluntad y compromiso. Eso salta a la vista.