Fuerzas militares y voluntarios leales al Gobierno de Iraq intensificaron hoy ataques contra extremistas sunnitas del Estado Islámico (EI), causándoles significativas bajas en esta capital y en las provincias de Babel, Nínive, Al-Anbar y Salaheddin.

Un portavoz del Ministerio iraquí de Defensa confirmó que una brigada del Ejército mató a 24 "takfiristas" (terroristas islámicos sunnitas) del EI, incluido dos líderes, durante ataques a sus campamentos en el área de Al-Mashaheda, en el norte de Bagdad.

Milicianos de las Brigadas Al-Salam, afines al clérigo chiita Muqtada Al-Sadr y que respaldan la contraofensiva de las Fuerzas Armadas, aseguraron haber retomado el control de las zonas de Al-Baherat, Qaderiya 1 y Qaderiya 2 del distrito de Jurf al-Sakher, en el norte de la provincia de Babel.

Los milicianos chiitas de Al-Salam penetraron más de tres kilómetros en la mencionada región e infligieron numerosas bajas mortales y heridos a los sunnitas del DAESH, acrónimo árabe del EI, y a otras bandas aliadas.

Tanto voluntarios chiitas como sunnitas moderados de los llamados Consejos Sahwa respaldan a las tropas fieles a Bagdad en la contraofensiva para frenar el avance de los extremistas islámicos, que desde junio pasado dominan importantes ciudades y aldeas del noroeste iraquí.

Fuerzas de seguridad abatieron también a siete miembros del DAESH y destruyeron un carro bomba que estaba listo para ser detonado durante una operación en una finca de Bahbahan, en el mencionado distrito de Jurf al-Sakher al noroeste de Hilla.

Por su parte, un vocero kurdo señaló que 14 terroristas se rindieron y entregaron a las fuerzas militares Peshmerga en el monte Bashiga, unos 17 kilómetros al nororiente de Mosul, la segunda ciudad de Iraq y capital de la provincia septentrional de Nínive, dominada desde junio por los insurgentes.

La información y declaraciones de los islamistas detenidos se asumieron como indicativos de que hombres recién reclutados por el EI están huyendo hacia Mosul junto con líderes de esa organización fundamentalista ante los ataques de los Peshmerga y los bombardeos de la aviación estadounidense.

De acuerdo con la agencia estatal de noticias NINA, diputados del Partido Democrático del Kurdistán por Nínive aseveraron que el denominado movimiento popular de la provincia elimina diariamente a unos 50 hombres.

Residentes en Mosul denunciaron al mismo medio que elementos del Estado Islámico golpearon hoy con palos a mujeres que se negaron a cubrir su cabeza con velos islámicos hiyab o niqab (que sólo deja ver los ojos).

Un canal televisivo gubernamental reportó, a su vez, que el comité de seguridad en Salaheddin prepara un contraataque para recuperar el control de los palacios presidenciales en Tikrit, la capital de esa demarcación que igualmente está en manos islamistas desde hace tres meses.

El martes, fuerzas regulares recuperaron el palacio cultural y la sede del consejo de gobierno provincial en acciones coordinadas con el Ejército y efectivos policiales de la ciudad natal del expresidente Saddam Hussein.