Valoración de las condiciones de los animales así como de la producción agrícola, las vacunas y vitaminas necesarias para el desarrollo del ganado, son algunas de las labores que los estudiantes de la Universidad Nacional Agraria (UNA) y UNAN-Managua en conjunto con el Instituto Nicaragüense de Tecnología Agropecuaria (INTA) están realizando como parte de la Jornada de Acompañamiento a familias productoras del corredor seco.

“De esta manera nosotros llegamos más directamente a los productores y como Gobierno estamos haciendo hincapié en la importancia para darle respuesta a los problemas que se están presentando, principalmente ante este cambio climático, hay más efectividad para que el productor se sienta que como Gobierno nos estamos preocupando por la situación que ellos están viviendo y así mismo conocemos el quehacer y la necesidad que tienen en el campo y darnos cuenta hasta donde los niveles productivos se han incrementado o reducido”, expresó Julissa Baez, técnica del INTA.

La funcionaria del INTA aseveró que estas jornadas se desarrollarán con más regularidad, lo que permitirá que el productor se apropie de nuevas tecnologías para garantizar una buena producción agrícola como ganadera, tales como el uso del sorgo forrajero y pastos para que en época de invierno puedan almacenar la alimentación que les servirá en el verano.

Para estos jóvenes estudiantes participar de esta jornada es una gran oportunidad para poner en práctica sus conocimientos, desempeñando cada una de las funciones que les competen como agrónomos.

“Es una experiencia muy buena porque andamos ayudando a los productores que están con el problema de la sequía y también estamos aprendiendo nosotros”, dijo Alba Teresa Toruño.

Toruño señaló que las primeras labores que desarrollaron fue con la desparasitación y aplicación de vitaminas al ganado, practicas que ya tenían desde la universidad, conocimientos que en esta ocasión están afianzando.

Los jóvenes valoraron la experiencia como una buena oportunidad para trabajar de cerca con las familias, brindarles asesoría, compartir sus conocimientos, pero también aprender lo necesario para su desarrollo profesional.

Donaldo Soto, estudiante de medicina veterinaria de la UNA aseguró que esta es una oportunidad para desarrollar las prácticas de su carrera, además que les está permitiendo entrar en contacto con la familia productora tratando de ayudarles e implementar lo aprendido hasta la fecha para enfrentar el fenómeno de la sequía.

“Hasta el momento hemos desparasitado, vitaminado y aplicado un gran gama de productos para tratar de ayudar a los animales para que puedan sobrevivir a la sequía”, comentó Soto.

Las familias agradecen el acompañamiento de los estudiantes, con quienes están aprendiendo nuevos métodos para el cuido y protección de sus animales.

“Me ha gustado, está bien, porque vinieron a ayudar a vitaminar, a ver los animales y he aprendido con ellos a inyectar a los animalitos, aunque yo los inyecto pero entre más mira uno es mejor”, manifestó Reynalda Arguello.

Añadió que se ha preparado para enfrentar el periodo seco con la compra de gallinaza, cascarilla, sal y melaza para alimentar al ganado.

“Yo compré casi 200 sacos de gallinaza, almacené el alimento para poder darles de comer en tiempo de sequía”, declaró Arguello.