Un startup suizo de diseño, llamado Noonee, desarrolló un prototipo de exoesqueleto pasivo que soporta el peso de los usuarios para que se sienten en cualquier lugar, aunque no haya una silla disponible. La compañía llamó a su invento la Silla sin silla (Chairless Chair) y asegura que será especialmente útil para los obreros y las personas que trabajan en líneas de producción y tienen que pasar de pie la mayor parte del día.

El exoesqueleto está construido con aluminio y fibra de carbón e incluye pistones hidráulicos que pueden fijarse en distintas posiciones, para que el usuario recargue el peso sobre las piezas del equipo que descansan en sus pantorrillas y muslos. El equipo pesa 2 kg, por lo que cualquier persona podrá portarlo, caminar y moverse sin problemas.

Aunque por el momento no existen planes concretos para su producción en masa y lanzamiento al mercado, Audio y BMW revelaron que probarán el exoesqueleto en sus líneas de producción más adelante este año. Noonee reveló que planea extender el uso de su tecnología para ayudar a la rehabilitación de personas accidentadas que requieran de terapia física.