La diputada sandinista Jenny Martínez, presidenta de la Comisión de Infraestructura del Parlamento,  señaló que ese poder del Estado revisará la propuesta con las diferentes entidades involucradas, ya que los ingenios representan aproximadamente el 7% del consumo energético del país.

Mario Amador, gerente de  la Comisión Nacional de Productores de Azúcar de Nicaragua, explicó que lo que se busca es que con una reforma a la ley se mantengan las exoneraciones fiscales y que han permitido el desarrollo exitoso de la energía renovable en el país.

“Lo que queremos es que los proyectos nuevos, los que se van a duplicar capacidad o que están aumentando capacidad mantengan los beneficios que tuvieron los proyectos que se instalaron hace 8 ó 10 años”, afirmó.

De acuerdo a Amador, la generación de energía renovable ha dejado beneficios netos al país por el orden de los 100 millones de dólares “en ahorro de tarifa, en ahorro de compra de petróleo, y en ahorro de benéficos al medioambiente”.

Si bien todos los ingenios nacionales generan energía, solo los ingenios San Antonio y Monte Rosa están conectados a la red nacional con aproximadamente 60 Megavatios.

Sin embargo, se espera que otros ingenios empiecen a sumarse a la red, como por ejemplo el ingenio Montelimar con un aporte de 16 megavatios; el ingenio Benjamín con 25 megavatios; y el ingenio Monterrosa que podría estar ampliando su capacidad a 50 megavatios.