LG se suma a la competencia de las bocinas inalámbricas inteligentes con su línea Music Flow, una solución de audio que permite controlar numerosas funciones por medio de una app especializada. Pero a diferencia de la propuesta de Sonos u otros productos similares, la compañía surcoreana presume que su sistema transmite el audio de manera más eficiente y además, que brinda una experiencia de uso mucho más completa.

Music Flow consta de varios elementos que pueden posicionarse en diferentes habitaciones del hogar o una oficina: 3 bocinas de distintos tamaños, una barra de sonido y un bridge, el cual distribuye los servicios entre todos los componentes. Si bien cada dispositivo puede trabajar de forma independiente —y de hecho LG vende los productos por separado—, el sistema está diseñado para integrarse bajo el funcionamiento de Music Flow Player. Esta app va más allá de otorgar control de la reproducción básica de contenidos musicales, tiene una modalidad que, según las preferencias del usuario, activa automáticamente determinados playlists en cada bocina. Por ejemplo, el sistema puede ser programado para musicalizar el dormitorio con algo relajante justo antes de la hora de dormir o por el contrario, reproducir melodías con ritmo acelerado en las mañanas.

Otra cualidad de Music Flow Player es que tiene integración completa con LINE. La empresa no explica qué tanto puede hacerse desde la app de mensajería, pero al menos asegura que las recomendaciones de amigos se repoducirán directamente en las bocinas. Y claro, hay compatibilidad con Spotify, Pandora y Rdio, así como otros servicios de transmisión musical. Pero lo más interesante del nuevo sistema de audio de LG radica en su esquema de comunicación inalámbrica. En lugar de utilizar Bluetooth o Wi-Fi convencional, recurre a un método que conecta todos los nodos entre sí para garantizar la mejor calidad en la señal. Así, la música siempre tendrá la máxima nitidez sonora, incluso los archivos codificados en 24bits con frecuencia de 320kHz.

La línea Music Flow estará disponible hacia mediados de septiembre en Europa y a finales de año, en el resto del mundo. LG no habló de precios pero considerando el estándar de esta clase de productos, es muy probable que cada bocina tenga un costo muy elevado.