Productores de Nindirí han experimentado sembrar Frijol Solidario ante la escasez de lluvias que atraviesa el Corredor Seco de Nicaragua, obteniendo buenos resultados.

Ante esta excelente cosecha, el laboratorio de ENABAS realizó pruebas a la semilla para conocer la calidad de la misma, resultando que es buena en un 70 por ciento.

“Ahora toca que el INTA haga sus pruebas respectivas y valide la calidad de la semilla”, afirmó Víctor Manuel Castellón, responsable de laboratorio de Enabas.

Víctor explicó que “Sabemos que esta no es una semilla certificada, sino que es un producto comercial y nosotros hicimos ese experimento y nos dio el 70% de germinación”.

A través de un proceso de selección de semilla podría alcanzar mayor rendimiento.

La semilla, según datos arrojados por el experimento, “es viable pero sí tendría que pasar por un proceso de certificación de selección, esto lo podría hacer el INTA que tiene maquinaria especializada para poder seleccionar la semilla que está acta para el comercio”.

“La germinación de un frijol criollo debería andar en un 85 por ciento, el rendimiento normal del frijol criollo anda entre 11 y 12 quintales por manzana. El poder germinativo de la semilla valorada nos lleva a creer que pueda andar en unos 11 ó 12 quintales por manzanas”, aseguró el especialista.

“Etiopia es una zona cálida con suelos muy parecidos a los nuestros, ante eso esperamos que con el suelo cálido, una temperatura idónea para el crecimiento de la semilla se pueda dar algo de calidad”, afirmó.

“El experimento de los productores de Nindirí se hizo sin selección de la semilla, pienso que a través de los expertos esta semilla al ser seleccionada su nivel de germinación subirá”, finalizó.

Estos resultados obtenidos confirman la calidad del frijol solidario que a diario miles de nicaragüenses consumen en sus hogares, aprovechándose ahora para en la agricultura.