Bucardo explicó que esta temporada es un momento difícil para la ganadería porque con las primeras lluvias el pasto que alimenta al ganado empieza a reverdecer y los novillos necesitan adaptarse a nuevas condiciones de alimentación con pasto verde, por tal razón este no es el momento cuando sale ganado de engorde.

No obstante aclaró que en los meses de Junio y Julio es cuando el ganado empieza a fluir en mayores cantidades hacia los mataderos.

“En este momento abril y mayo,  siempre son momentos de baja en la entrega  de novillos gordos a los mataderos”, dijo Bucardo, sin embargo aclaró que “no hay problema de desabastecimiento  de ganado”.

Ante los rumores de que los ganaderos comenzarían a retener el ganado, el Ministro indicó que esa medida es muy difícil de aplicar.

“Porque un ganadero que ya lleva su novillo de engorde y retenerlo llega a tener costos muy altos e implica perdidas para el productor que lo tenga”, explicó Bucardo y agregó que esa es parte “de las formas de presión que hace el productor” para exigir mayores precios.

“Esperamos que tanto las plantas como los ganaderos puedan  llegar un entendimiento, nosotros estamos hablando  con los representantes de la Cámara de la Carne que deben de buscarles una solución  y entiendo que todo mundo está en esa dirección de tener armonía en el proceso productivo”, aseguró el Ministro.

Bucardo recordó lo que hay que evitar es que siga bajando la carne al productor porque aquí no es una discusión si  el precio internacional es malo o es bueno, “es más una discusión a lo interno de los precios que se llegó en verano  el novillo y que ahora los mataderos están bajándole en un periodo de invierno cuando  se supone que debe haber un proceso de engorde mucho más rápido”.

Reiteró que a través de las instituciones competentes se ha tenido la oportunidad de hablar con las partes, en el afán de buscar un entendimiento entre ambas “porque creemos que debemos llegar a un consenso”, afirmó el Ministro.