Autoridades y personal de la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos (PDDH) conocieron detalles sobre el proyecto del Gran Canal Interoceánico de Nicaragua, que fue presentado por el Secretario de la Presidencia para Políticas Públicas, compañero Paul Oquist.

Tras una presentación sobre el megaproyecto, los trabajadores de la Procuraduría manifestaron sus inquietudes las que fueron respondidas oportunamente por el compañero Oquist.

En esta presentación, Oquist reiteró que en el tema de la propiedad no va a haber ninguna fórmula mecánica para indemnizar a los dueños de fincas o parcelas en la ruta del Canal. “Ninguna propiedad es la misma que otra, cada una tiene sus especificidades, se va a tomar eso en cuenta y el criterio va a ser que todo el mundo va a quedar mejor de lo que estuviera antes”, afirmó.

En relación a las cuestiones ambientales, recordó que la Comisión del Gran Canal Interoceánico ha sido facultada por la Asamblea Nacional con la Ley 840 para resguardar el medio ambiente en la zona de construcción, de manera que se apliquen los criterios y estándares ambientales más exigentes.

No obstante, señaló que se está a la espera del estudio de factibilidad de ERM para ver cuáles son las medidas de mitigación que se recomiendan para la construcción del Canal, entre las cuales se abordarán temas como la reforestación masiva y el manejo integral de cuencas.

Según Oquist, uno de los criterios para la construcción de Canal es que al final del proyecto haya un impacto ambiental neto positivo en todo el país que permita disponer de los recursos para proteger al medio ambiente.

En ese sentido, explicó que se está viendo la posibilidad de utilizar bonos u otro mecanismo para proyectos específicos de reforestación. “Entonces se podría buscar financiamiento para reforestación ahora, con préstamos para después pagar más adelante cuando tengamos más recursos”, indicó.

“Hay inversionistas en Europa, muy interesados en energías renovables en Nicaragua y algunos han expresado interés en proyectos de reforestación. No todo tiene que comenzar cuando sea terminado el Canal, hay cosas que pueden empezar antes”, agregó.

Oquist reafirmó que en Nicaragua tenemos un gobierno, encabezado por Daniel y Rosario, que busca resolver de verdad los principales problemas de Nicaragua: el desempleo y la extrema pobreza.

Señaló que ese objetivo solo se puede lograr con visión y audacia, movilizando los contactos alrededor del mundo y utilizando la credibilidad que tiene este gobierno, unido a un buen clima de inversiones.

Por su parte el procurador de derechos humanos, Omar Cabezas, dijo que desde la procuraduría se percibe el canal como una fuente de felicidad gigantesca en materia de derechos humanos, económicos y sociales.

Además dijo que la Procuraduría estará de puertas abiertas para que si hubiera alguien que se sienta agredido presente sus denuncias que serán atendidas como corresponda.

Explicó que el Canal de Nicaragua, será un Canal que unirá a los pueblos en lugar de dividirlos como pasó en el caso del Canal de Panamá.

Recordó que Estados Unidos financió una guerra interna en Colombia para dividirla de Panamá y cuando lo logró construyó el Canal en Panamá para adueñarse de esa vía interoceánica.

“En este caso no es así, ahora este es un Estado soberano”, indicó Cabezas, valorando que el mundo ha cambiado y que el Gobierno de Nicaragua ha invitado al mundo para realizar el importante proyecto. “Este va a ser un canal del mundo, no un canal de un imperio en particular”, concluyó.