Las palabras de Báez se dan a pocas horas que los obispos de Nicaragua realizan un encuentro de dos días en el fronterizo municipio de Somoto en Madriz, en el cual sentarán su posición sobre diversos temas, entre estos el nuevo Código de la Familia que se aprueba en la Asamblea Nacional.

“Como pastores de la iglesia tenemos y guardamos un profundo respeto hacia personas de orientación sexual diversas, de la que ordinariamente está la base de una familia, el hombre y la mujer, a estas personas (comunidad LGBT) les amamos, les respetamos y también tienen un lugar en la iglesia. Lo que nosotros no podemos como iglesia es aceptar el hecho como tal y proponerlo como si fuera una vía aceptable”, respondió Báez al ser requerida su opinión sobre el tema del matrimonio entre personas del mismo sexo.

Indicó que la Conferencia Episcopal no se ha pronunciado de manera oficial, pero reafirmó que la Iglesia Católica de Nicaragua y la del mundo, promueve el matrimonio y la unión de hecho estable entre un hombre y una mujer.

“Lo que podemos afirmar anticipadamente es nuestra visión cristiana del hombre, del ser humano y de la sociedad, que nos viene de la Biblia, que nos viene de la tradición de la Iglesia. Dios ha creado al ser humano hombre y mujer, a su imagen y semejanza. Y al hombre y a la mujer se les ha confiado la reproducción para asegurar la continuidad de la humanidad, y a ellos se les confía la educación de los hijos, esta es nuestra visión cristiana, es la que mantenemos y ofrecemos humildemente a la sociedad”, apuntaló el jerarca católico.

Afirmó que la Iglesia Católica nicaragüense está pendiente de la aprobación del Código de la Familia, ya que el mismo toca aristas muy sensibles sobre la sociedad “y un valor tan esencial para la convivencia humana y para la fe cristiana como es el de la familia (…) de mantener firme nuestra posición sobre el concepto de familia fundado sobre el matrimonio o la unión estable entre un hombre y una mujer a quienes se les confía la reproducción y el cuidado posterior de los hijos, esta es nuestra posición”.

A Báez se le preguntó sobre las reformas electorales aprobadas recientemente, a lo que contestó que los medios de comunicación deben entender “que la iglesia no tiene propuestas ideológicas y políticas concretas, no propone ningún sistema política en particular, ni tampoco pretende usurpar el papel del estado y mucho menos el de los partidos (políticos)”.

En la Asamblea Nacional se debate y se aprueba el nuevo Código de la Familia, el cual en su capítulo VII reconoce que el Estado de Nicaragua solamente reconoce el matrimonio o unión de hecho estable entre un hombre y una mujer.

Las declaraciones del obispo Báez se dieron durante una conferencia de prensa celebrada en un hotel capitalino, en el marco de la 46 jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales de la Iglesia Católica.