Un hombre afroamericano armado con un cuchillo fue tiroteado hasta la muerte por la Policía a solo 10 kilómetros de Ferguson. Una multitud de manifestantes actualmente se ha reunido en la escena de los hechos.

Un joven negro de 23 años fue asesinado a tiros por un oficial del Departamento de Policía Metropolitana de San Luis el mediodía del martes, a menos de siete kilómetros del lugar donde tenían lugar las protestas en la ciudad de Ferguson. El hombre blandía un cuchillo, según informaron unos testigos citados por el portal ksdk.com.

De acuerdo con el Jefe de la Policía Metropolitana de San Luis, Sam Dotson, el hombre entró en una tienda y robó dos bebidas energéticas. El propietario del establecimiento le dijo que se detuviera, pero el joven no obedeció. Más tarde regresó al comercio, robó un paquete de magdalenas y volvió a salir. Entonces el dueño de la tienda salió y le pidió que pagara, pero el joven tiró los artículos al suelo. El dueño de la tienda llamó a la Policía.

El propietario de la tienda dijo a la Policía que el sospechoso estaba armado con un cuchillo y hablaba consigo mismo.