El Presidente de Nicaragua, Comandante Daniel Ortega, destacó la firmeza y fortaleza de los miembros de Alcohólicos Anónimos (AA) para alejarse del vicio, durante la celebración del 50 Aniversario de fundación de esa organización en Nicaragua.

En el acto de las bodas de plata de AA se escucharon testimonios impactantes de varios de los miembros que con el apoyo de otros integrantes encontraron la fuerza espiritual y el valor para superar la enfermedad del alcoholismo.

“Con esa potencia espiritual logran vencer a esa enfermedad”, resaltó el presidente Daniel, indicando que la ciencia puede brindar soluciones temporales, pero la debilidad del ser humano lo hace caer nuevamente en ese mal.

Asimismo, resaltó la solidaridad humana de los miembros de AA para asumir el reto de sacar esa fuerza espiritual y moral que
está intrínseca en cada persona, para vencer a ese mal que destruye vidas y afecta a la sociedad.

Esta fue la segunda ocasión que el comandante Daniel acompaña a los grupos de alcohólicos anónimos en una celebración de este tipo, ya que hace 25 años en el centro de convenciones Olof Palme se reunió con los hombres y mujeres de esta asociación para conmemorar las bodas de plata.

“Yo quiero dar gracias a Dios porque me ha dado la bendición, la oportunidad de estar con ustedes en dos fechas emblemáticas: la del 25 aniversario, bodas de plata, y ahora el 50 aniversario, bodas de oro”, manifestó el mandatario.

Un asunto de conciencia espiritual

Daniel subrayó que alrededor de toda Nicaragua hay miles de hombres y mujeres que pertenecen a esta asociación.

“Allí es donde el hombre y la mujer cobran conciencia que solamente la fuerza espiritual, la fortaleza espiritual -llena de solidaridad, llena de amor- es la única que puede vencer esta terrible enfermedad”, afirmó.

Durante el encuentro el líder sandinista demostró su admiración por los diferentes hombres y mujeres que llevan 8, 35, 45 y hasta 50 años de no tomar licor, gracias a esa voluntad de conciencia de permanecer sobrios, siendo esto una gran lección para todos los nicaragüenses.

Práctica solidaria

Daniel destacó que este es un movimiento que nació en Estados Unidos, durante una época en que ese país se encontraba abatido por las crisis económicas provocadas por el Capitalismo Salvaje.

Recordó aquella histórica conversación de 1935 en Ohio entre William Griffith, un corredor de Bolsa de Nueva York, y el doctor Bob Smith, quienes aceptan su adicción y deciden no volver a consumir alcohol.

“Me llama la atención lo que fue esta conversación. Se convirtió en una luz. ¿Por qué? Porque de allí salió la respuesta para enfrentar esta enfermedad”, señaló.

Daniel dijo que estos no fueron egoístas, sino que pensaron en las demás personas que tenían los mismos problemas que ellos.

Explicó que estos dos pioneros “pusieron en práctica el principio de amar al prójimo” y empezaron a divulgar un método sustentado en la ética, los valores y en la fortaleza que tiene un ser humano “hundido por una enfermedad tan brutal como es el alcoholismo”. Dijo que esos valores no son más que la esencia que da Dios a los seres humanos para poder salir adelante ante una enfermedad tan monstruosa que no solo destruye al individuo sino también a la familia y su entorno.

Sostuvo que la ciencia puede atender a un alcohólico desintoxicándolo y medicándolo, pero que éste bien puede volver a tener una recaída.

“Yo he conocido compañeros, hermanos, héroes de la lucha del pueblo nicaragüense abatidos por el alcohol. Y cuántos esfuerzos hicimos enviándolos a clínicas altamente especializadas”, lamentó Daniel.

El mandatario dijo que las drogas son la otra enfermedad que está azotando a la humanidad y a la juventud en todo el mundo, pero principalmente en los países desarrollados como Estados Unidos.

Afirmó que para tratar a los pacientes adictos de las drogas, definitivamente Alcohólicos Anónimos son una referencia a tomar en cuenta.

“En la relación humana lo único que puede salvar de esa enfermedad es esa práctica solidaria de alcohólicos anónimos. Igual diría yo en lo que tiene que ver con la drogadicción”, explicó Daniel.

“Esa fuerza moral no la pueden sacar los hospitales ni las clínicas ni la ciencia, solamente esa relación entre las personas”, añadió el mandatario.

El líder sandinista destacó que Alcohólicos Anónimos de Nicaragua tiene estrechas relaciones con Honduras y Costa Rica, y recordó que fue un ciudadano estadounidense quien en la década de los años cincuenta inició el proceso de Alcohólicos Anónimos en el país.

El comandante Daniel refirió así mismo que aún en estos nuevos tiempos no hay una total valoración de lo que significa esta asociación tanto en Nicaragua como en el mundo.

AA manifiestan su compromiso con la familia nicaragüense

Miembros del grupo central de Alcohólicos Anónimos (AA) en Mangua, que celebraron su 50 aniversario, manifestaron su compromiso con la familia para seguir cultivando hogares cada vez más felices.

Víctor M. miembro del Grupo Central de Managua, recordó que el inicio de AA en Nicaragua se remonta a los años 60, cuando la cooperación de grupos de Honduras y Costa Rica, manifestaron la necesidad de fundar en Nicaragua un grupo que hiciera posible la divulgación del programa.

Indicó que hasta la fecha, el grupo central de Managua es el grupo madre que ha hecho posible seguir pariendo grupos de donde salen compañeros a fundar otros grupos en todas las localidades del país.

Detalló que AA tiene más de 530 grupos con más de 14 mil alcohólicos anónimos, según los registros de la asociación.

Víctor M. señaló que AA es una semilla que debe seguirse sembrando ahora para seguir cultivando hogares cada vez más felices.

El compañero Jaime P. del grupo central de Managua, destacó que si bien el programa de AA en sus inicios estuvo dirigido a indigentes alcohólicos, las estadísticas de la organización revelan que el 10% de sus miembros son jóvenes.

No obstante, anotó que debería haber muchos más jóvenes en las filas de AA. Sin embargo dijo que existen mitos por los cuales los jóvenes consideran a los AA como una respuesta para dejar de sufrir por esa enfermedad.

Comentó que en su caso, el alcoholismo comenzó a los 16 años y termino a los 25 años, luego de experimentar el fracaso laboral, personal y espiritual.

Tras acercarse a los AA en marzo del 2007, Jaime P. comenzó a ver los ejemplos de la gente que sale adelante y decide integrarse al grupo para buscar una nueva manera de vivir.

Jaime insistió que en AA se le sugiere a la persona que debe de beber por 24 horas y nunca se le obliga a ninguna persona a que deje de beber toda la vida.

Aseguró que el problema no se puede superar solo y expuso que la experiencia indica que solo se puede contra el alcoholismo a partir de la unidad porque ahí está la fuerza.

Aclaró que AA es un grupo abierto a todas las personas sin importar su condición, edad, raza o sexo, porque el grupo está concebido para ayudar.

Finalmente el Compañero Bernardo G. miembro del grupo AA en Honduras, el grupo de Managua tiene 50 años de estar conviviendo y las generaciones nuevas tienen que hacer otro tanto más, peor recordando siempre que se empieza por un día.

Recordó que el programa de AA se basa en un manual que señala que la locura del alcoholismo comienza antes de que se beba.

Ante eso dijo que AA ofrece una respuesta a ese problema, que requiere un tratamiento especial, que se da en lugares especiales que se llaman grupos de AA.

“En ese lugar los mismos pacientes son los mismos médicos, son los mismos borrachos. Los mismos alumnos son los mismos maestros: en ese templo los mismos feligreses son los mismos curas párrocos”, indicó.

“El alcohol está al acecho y solo espera un descuido tuyo y te destruye. El alcohol tiene mal destructivo y tiene daños colaterales, esto destruye todo el entorno”, recordó Bernardo G.