El monitoreo constante que realiza el Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (INETER) de los fenómenos y el cambio climático que ha generado a lo largo de las últimas semanas un drástico aumento de la temperatura, haciendo que la población sienta más calor del considerado normal, fue dado a conocer a través de un informe que especifica las causas y efectos del fenómeno.

“Dentro del período seco que estamos transitando del mes de julio a agosto vemos que hemos sido impactados por una onda de calor procedente del pacífico, propia de las condiciones de El Niño”, explicó José Antonio Milán, Asesor Científico de Ineter.

Bajo estas condiciones climatológicas especiales bajo los efectos del fenómeno de olas de calor, originado en el polo norte, añadido las condiciones tropicales existentes, el color oscuro de nuestros suelos de origen volcánico, la deforestación y zonas sin plantas, el calor que aporta la cordillera volcánica, la ausencia de nubes debido a los centros de altas presiones que permiten mayor radiación solar y el déficit de lluvia explican por qué en nuestra geografía se aprecia este nivel de calentamiento en los suelos.

Detalló que “El fenómeno extiende regímenes de viento hacia abajo y contrayéndolos hacia arriba en las regiones polares. Ese fenómeno causa un efecto del polo norte hacia debajo de ola de calor, es una ola de calor que se mantiene durante cierto periodo de tiempo y se normaliza y puede volver a suceder”.

“Cuando estamos en estado Niño normalmente en estos meses sucede que estamos en condición seca y caliente, es decir, en el Polo Norte bajo condición de Niño se está caliente debido al chorro de masa de las ondas, en el invierno del polo norte se ven ondas de calor como si estuviéramos en verano”.

Según los expertos es probable que persistan las ondas de calor en el territorio, pero que a partir de septiembre empiece a disminuir.