El presidente ejecutivo de la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados (Enacal), Erving Barreda Rodríguez, afirmó que el déficit de lluvias que afecta al país no ha producido hasta el momento racionamiento de agua en ninguna zona del país.

“Los niveles de los acuíferos en Managua se encuentran en los niveles que normalmente deberíamos esperar en estas épocas, que el año pasado y antepasado teníamos para esta fecha. Managua ha sido uno de los acuíferos más estudiados y más observados por nosotros y no existe por tal razón ningún tipo de racionamiento en la población, ni en Managua ni en ninguna de las ciudades del país”, manifestó Barrera.

No obstante, el directivo de Enacal hizo un llamado a la población a no deteriorar el medioambiente para no producir afectaciones en los acuíferos y fuentes superficiales.

“Gracias a Dios la recarga (de agua) el año pasado fue buena, pero sí debemos estar preparados, y preparados significa dejar de derrochar el agua, dejar de botar el agua, usar el agua para lo que más necesitemos en nuestros hogares porque de esa manera el recurso no lo sobre-explotamos y puede mantener el equilibrio y niveles de normales de horario de abastecimiento a la población”, comentó.

Barreda aseguró que por orientaciones del Presidente de la República, se ha establecido un sistema de monitoreo en los diferentes acuíferos que son explotados por Enacal y las comunidades en el sector rural en búsqueda de llevar un control del comportamiento de los diferentes acuíferos en la medida que se va prolongando o se establece el fenómeno de El Niño.

“Hemos instalado algunos equipos especiales en el caso de Managua y los acuíferos más grandes del país, Chinandega, Estelí, que nos irá diciendo el nivel de rebajamiento que vienen teniendo los diferentes acuíferos […] que permitan que en un momento que los niveles comiencen a descender de lo normal o puedan poner en riesgo el bombeo de los equipos, presentar las diferentes alternativas para su aprobación y la aplicación de esta”, expresó.

Indicó que El Jicaral, Puerto Sandino y Santa Lucía son las zonas que han sido afectadas parcialmente producto de las pocas precipitaciones, sin embargo se está trabajando en medidas paliativas donde se puede mejorar la situación, donde la naturaleza misma lo permita.

“En el caso de Santa Lucía nosotros estamos explorando con algunos dueños de propiedades que posiblemente podamos encontrar agua en el subsuelo, un señor nos va a donar un terreno para perforar un pozo donde creemos que hay características geológicas para poder explotar un mejor caudal de agua y mejorar el abastecimiento a la población”, declaró Barreda.

Añadió que continuarán realizando los monitoreos para evaluación de los descensos en los niveles y de esa manera planificar las medidas para solucionar cualquier afectación, aunque de producirse algunas precipitaciones se podrían incrementar el nivel de los acuíferos.

“En el país tenemos sistema en 133 municipios, donde son fuentes de pozos estamos haciendo el monitoreo. En el caso de Managua por lo extenso y la cantidad de población que alberga en los acuíferos de León y Chinandega, se están instalando unos equipos especiales que se llaman Buzos que se instalan en el fondo del pozo y que nos permiten en tiempo real en un día ver cómo va el comportamiento del nivel en los diferentes acuíferos”, puntualizó Barreda.