La Presidenta de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), magistrada Alba Luz Ramos, indicó que la propuesta de reforma al Código Penal persigue el objetivo de que las muertes de mujeres por asesinatos u homicidios no queden en la impunidad y por el contrario a los autores de estos crímenes les caiga el peso de la ley.

El pasado lunes las autoridades judiciales presentaron ante la Asamblea Nacional la iniciativa de derogación del artículo 34 de la Ley No. 745, y reformas al artículo 565 del Código Penal, para que sean incorporados otros delitos que requieren la tutela y resguardo de las víctimas colaterales, en los delitos de asesinato, femicidio, parricidio y homicidio.

“Esto que están diciendo, que van a quedar en la impunidad la muerte de las mujeres, no es cierto, porque si no es femicidio, si no es dado en el marco de las relaciones interpersonales de parejas, va a ser asesinato normalmente”, dijo Ramos.

Las palabras de Ramos se dieron en el marco de un taller informativo dirigido a jueces y operadores del sistema judicial, a fin que se apropien de la política de estado para el fortalecimiento de la familia y prevención de la violencia.

Valoró que si un hombre viene presentando conductas de violencia hacia sus hijos y pareja, debe tener un tipo de trauma y en ese sentido la política de prevención tiene mucha importancia, pues viene a buscar el origen de la actitud y procura formar en valores desde la infancia para erradicarla.

"Por eso es importante la parte de la política que aborda el tratamiento de los agresores, hay una parte que aborda el tratamiento no sólo de la víctima, sino también del agresor, porque normalmente la violencia viene en cadena (...) el agresor normalmente no es agresor por gusto, es agresor porque también fue agredido en su niñez y eso es lo que se trata de evitar con esta política de estado de prevención, sanción y tratamiento, de evitar que se siga reproduciendo la violencia".

Reformas al Código

“Las reformas es una iniciativa para evitar que en los casos que no haya relaciones interpersonales, en los casos que una mujer muera a manos de un hombre que con el cual no tiene una relación de pareja, se va a calificar como homicidio u otra relación que no es de pareja, como por ejemplo de hija podría ser de parricidio, para evitar que esos casos vayan a jurado que sean juzgados por jueces técnicos y también
asegurarse que se procesen en prisión preventiva, que no se procesen en libertad, para eso es la reforma”, añadió.

Agregó que algunos abogados pretenden que se califique algunos casos de homicidios, a fin que el autor del crimen sea favorecido con una pena menor, sin embargo aclaró que esto difícilmente pueda ocurrir, porque en la mayoría de estos casos siempre existe algún elemento que le hace caer en la figura del asesinato, delito que el código contempla 30 años de prisión.

La propuesta también establece que este tipo de delitos sean seguidos por un juez técnico y no por jurados de conciencia, pues en algunos casos los criminales son beneficiados con veredictos de no culpabilidad, a pesar que las pruebas son contundentes.

“Estamos mandando a la asamblea una reforma al artículo 34 de la ley 745 para que todos estos delitos vayan con juez técnico, porque el asesinato lo teníamos con un jurado (…) nunca tenemos seguridad qué va a suceder con un jurado entonces van a ser llevados por un juez técnico”, explicó.

Concluyó diciendo que presentaron la política de prevención de la violencia, aprovechando el espacio para explicar algunos conceptos del reglamento de la ley 779, como relaciones desiguales de poder, patrimonio familiar y otros.