En un hotel capitalino unos 500 trabajadores de la salud, junto a delegaciones de Argentina, Cuba, Puerto Rico y República Dominicana, inauguraron el VII Congreso de los Trabajadores de la Salud de Centroamérica y el Caribe bajo el lema “La Ciencia al servicio de la salud del pueblo en el Buen Gobierno de Daniel” que culminará el viernes 15 de agosto.

El evento fue inaugurado oficialmente por el viceministro de salud Napoleón Ortega, quien destacó que gracias al modelo de alianza y consenso que promueve el Gobierno Sandinista, los trabajadores y la comunidad forman parte fundamental de las políticas de restitución de derechos en materia de salud.

“Solamente en el gobierno del Comandante Daniel Ortega, solamente en el gobierno revolucionario es que nosotros podemos tener congresos como estos, donde todos los trabajadores de la salud, desde los compañeros que son auxiliares de enfermerías, enfermeras y médicos de la salud pueden participar”, dijo Ortega, al resaltar que a través de las propuestas en temas de salud que promueven los trabajadores, el sistema ha venido fortaleciéndose para protagonismo de las familias.

El congreso tiene lugar en el hotel Camino Real y se realiza en saludo al 35 aniversario de la Revolución Popular Sandinista, en homenaje al Día del Médico Nicaragüense y del Trabajador de la Salud. Durante los dos días de congreso se expondrán alrededor de 64 trabajos científicos de más de 200 que fueron elaborados por unos 2,100 trabajadores de todos los departamentos y áreas del Ministerio de Salud.

La compañera Eveling Umaña, vicesecretaria de la Federación de Trabajadores de la Salud (FETSALUD), indicó que este sector apoya ciento por ciento las políticas y medidas promovidas por el Frente Sandinista, en el afán de brindar mejor servicio a la población nicaragüense.

“Creemos nosotros los trabajadores de la salud que ese pueblo, que es nuestro hermano y si es nuestro hermano brindemos el amor que nos rebasa a [email protected] [email protected] [email protected] [email protected] de la salud para que tengamos un pueblo sano, sin enfermedades, sin epidemias, combatiendo diario y que el mundo sepa que en este pueblito tan chiquito, pobre, pero honroso, nadie está cobrando, sino regalando (brindando servicios) la salud porque la salud es el bienestar de un pueblo”, indicó Umaña al destacar el compromiso de los trabajadores.

Previo a la inauguración de este congreso se realizaron actividades departamentales en las que se eligieron las diferentes investigaciones, mismas que participan del nacional para su exposición y para que las recomendaciones sean incluidas en el quehacer diario del Ministerio de Salud.

Ortega explicó que durante los días de congreso se organizaran 4 mesas redondas en la que expertos debatirán temas como diabetes, discapacidad, cáncer cérvico-uterino y mortalidad perinatal.

Participan como invitados especialistas que abordaran temas relacionados al comportamiento del VIH en América Latina y el Caribe, salud pública desde una perspectiva social, las drogas y su impacto social en la sociedad.

Este último tema será abordado por la especialista argentina Salomé Vuarant, quien manifestó que el narcotráfico surge en Estados Unidos a partir del consumo interno, luego traspasa las fronteras y de ahí la necesidad de elaborar políticas exteriores que prevengan su consumo.

El compañero Cesar Comas García, que fue presentado como el nuevo coordinador de la Brigada Médica Cubana, aplaudió que en Nicaragua, los trabajadores de la salud asuman junto al gobierno la responsabilidad de promover un modelo comunitario familiar, lo que ayuda a fortalecer el sistema desde los hogares.

“El empoderamiento de los trabajadores y que con su empeño tracen esfuerzos como este congreso y medidas para poder desarrollar la salud de Nicaragua, yo creo que es vital y también el empeño de las autoridades del Ministerio de Salud, de FETSALUD con estos enfoques, (…) con este propio congreso, el empeño es mejorar, pensar siempre en la salud del pueblo y como incidir en ella y como mejorarla”, aplaudió Comas.

Indicó que en Cuba el gobierno revolucionario y los trabajadores de la salud, promueven “que no hay Revolución sin salud y todas las autoridades tienen el empeño de mejorar el estado de la salud de la población”. El modelo cubano se basa en la promoción de la medicina familiar y en un sistema de acción comunitaria, algo que es reconocido y admirado en todo el mundo.