La Doctora Ethelmina Salazar, directora del Hospital Psiquiátrico, explicó a El 19 Digital, el origen, los síntomas, consecuencias y el tratamiento que se debe seguir para aliviar la depresión, una enfermedad crónica progresiva que puede llevarnos al suicidio.

Según la especialista, la depresión se define como el estado de ánimo deprimido o bajo que una persona presenta por más de dos semanas consecutivas, y que puede tener episodios de tristeza, llanto, aislamiento social y hasta intentos de suicidio.

Desde el punto de vista de la medicina la depresión es una enfermedad crónica progresiva multicausal, su origen puede encontrarse en una combinación de factores genéticos, ambientales, socioculturales o socioeconómicos.

La depresión es una enfermedad que puede curarse, afirma la especialista, siempre y cuando el paciente que la sufre se someta a un tratamiento que incluye medicinas y seguimientos médicos.

En ese caso, si la depresión es leve, moderada o severa, y conociendo si el paciente tiene ideas suicidas y cuenta con una red de apoyo, el tratamiento es diferente para cada caso.

“Normalmente el ideal es un tratamiento cognitivo conductual que tiene que ver con una terapia para modificar tus pensamientos, ideas, mejorar autoestima, pero también se recomienda utilizar psicofármacos, hay antidepresivos que tienen que tener un mínimo de 6 meses a dos años de tratamiento, siempre con el seguimiento médico”, explica Salazar.

“Al tener dos tipos de terapia la mejoría se espera que se amas rápido, además si se mejoran los factores externos posiblemente mejore más rápido el paciente en general”, agregó.

Algunas pistas para identificar la enfermedad

Salazar identificó una serie de comportamientos y de síntomas que pueden ayudarnos a identificar si un miembro de la familia está sufriendo una depresión.

Indicó que las personas con depresiones severas se vuelven retraídas, apartadas y muy irritables o agresivas.

Puede haber disminución o aumento de peso, el cual puede no estar asociados a un nivel de ansiedad. Además pueden presentarse palpitaciones, sudoración u otros síntomas somáticos como mareos, desvanecimientos, dolores de cabeza, vómitos y descontrol en pacientes crónicos.

“La depresión es bien compleja puede ser una de las enfermedades más simuladoras que existen”, advirtió Salazar.

Asimismo, explicó que antecedentes o situaciones como el abandono familiar, separaciones, divorcios, duelos y otras pérdidas pueden ser causa de crisis de depresión.

“Tofos estamos predispuestos a tener en cualquier momento una depresión ya sea leve, moderada o severa, sin embargo, los factores sicosociales y culturales puede predisponer más como la pérdida de empleo, falta de buena alimentación y falta de ingreso económico”, manifestó Salazar.

Depresión y drogas

La doctora Ethelmina Salazar, indicó que existe una fuerte relación entre las drogas y la depresión, porque en general las personas utilizan las drogas para buscar cómo mejorar los síntomas depresivos.

“Normalmente es una de las co-morbilidades más relacionadas, la droga y la depresión y además los suicidios o intentos de suicidios”, indicó.

“Aquí en el país el alcohol, la marihuana, el cigarro calman la ansiedad, pero el paciente entra en este ritmo para disminuir los sentimientos de tristeza y soledad. Muchas veces con un poco de desinhibición con el uso de drogas el paciente puede atreverse a quitarse la vida”, explicó.

No obstante, Salazar aseguró que toda depresión, sea leve, moderada o severa, tiene posibilidades de cura, pero depende de la red de apoyo familiar y de la continuidad del tratamiento médico.

La Organización Mundial de la Salud estima que más de 350 millones de personas en el mundo tienen depresión, lo que equivale al 5% de la población mundial, por eso comprender sus síntomas y hablar de ella sin prejuicios es vital para tratarla.