El extremo francés Franck Ribéry, que se perdió el Mundial de Brasil por una lesión, dijo el miércoles que pone fin a su carrera con la selección para centrarse en su familia y en su club.

"Voy a parar", dijo el futbolista de 31 años a la revista alemana Kicker en una entrevista que se publicará el jueves. "Me he dado cuenta que este momento ha llegado".

"Quiero centrarme en mi familia y concentrarme completamente en mi trabajo en el Bayern de Múnich y dejar paso en la selección a los muchos jugadores jóvenes y entusiastas", agregó.

El delantero lleva desde 2007 en el Bayern, con quien logró el triplete de Liga, Copa y Liga de Campeones en 2013.

"Uno debe saber decir basta (...) es tiempo de dejar sitio a otros. En el Mundial se vio que no tendremos problemas respecto al futuro de Francia", agregó.

Ribéry ha disputado 81 partidos con la selección absoluta francesa desde su debut en 2006 y ha marcado 16 goles. Entonces, la selección francesa fue finalista del Mundial de Alemania 2006, y él salió elegido como Mejor Jugador de Europa en 2013.

Este año Estuvo tratando de recuperarse hasta el último minuto de un problema en la espalda pero finalmente quedó fuera del Mundial, en el que Alemania superó a la selección gala en cuartos de final.

"Es el momento de comenzar un nuevo capítulo en mi vida", remarcó.