“Los niños, especialmente aquellos que ya tienen antecedentes de problemas respiratorios, niños que han padecido de asma, de bronquiolitis, bronquitis, neumonía, son niños más susceptibles, por lo tanto los cambios bruscos de temperatura les afecta, es importantísimo que estos niños las mamás no les vayan a permitir que se vayan a mojar, a brisar, que no anden descalzos, que siempre anden protegidos si van a salir con su chaquetita, su gorrito, de modo que estos niños no vayan a estar sufriendo pues el impacto de estos cambios bruscos de temperatura que le van a afectar y se nos pueden complicar”, expresó el doctor Larios.

El director del centro asistencial indicó que siempre que los padres noten que su hijo comienza a presentar rinorrea (secreción nasal), aumento de la temperatura y decaimiento, tienen que llevarlo inmediatamente al Centro de Salud más cercano para ser atendido y valorado para determinar si es necesario trasladarlo al Hospital y recibir una mejor atención.

Larios Delgadillo explicó que otra de las enfermedades que suelen afectar a los menores durante la temporada lluviosa son las diarreicas agudas, por lo cual se le hace un llamado a los padres de familia para que recuerden las medidas básicas importantes, tales como lavarse bien las manos antes de preparar los alimentos y el biberón del niño, después de ir al baño o servicio.

“Importantísimo que si el niño comienza con algunas evacuaciones, con algún cuadro diarreico, comenzar en la casa a darle suero oral mientras se lleva a la unidad de salud, porque el problema es cuando el niño ya viene deshidratado, porque lo que le llevará a la muerte es la deshidratación”, detalló Larios.

Señaló que es muy importante evitar los criaderos de moscas, no tener basura en el patio de la casa y cerca de donde se preparan los alimentos, tapar los alimentos para evitar que las moscas se posen sobre la comida y de esa manera garantizar pasar esta época de invierno sin mayores complicaciones para la familia.