Centenares de caballistas de Nicaragua despidieron este diez de agosto a Santo Domingo de Guzmán, con un desfile hípico similar al que realizan el primero de agosto cuando dan la bienvenida al Santo.

El desfile inició pasadas las cuatro de la tarde desde la Avenida de Bolívar a Chávez, y continuó dando la vuelta por el Paseo Tiscapa, para enrumbarse a la rotonda El Güegüense y culminar el recorrido en la rotonda El Periodista.

Durante el desfile miles de personas disfrutan del show que realizan los jinetes en con sus caballos de diferentes razas.

“Siempre venimos al desfile hípico porque nos encanta, primero vamos a encaminar a Santo Domingo que regresa a las Sierritas de Managua y una vez que recibimos su bendición venimos a acompañar a los hípicos”, comentó Estela Fajardo.

“Vengo con mis hijos porque les gusta, además que es una distracción sana y uno puede aprender un poco sobre caballos. Este desfile es tradicional y se hace en honor a Santo Domingo de Guzmán”, indicó Yader González.

El desfile es acompañado con música tradicional y norteña, muy acostumbrada por los vaqueros. Destacó la participación de montados procedentes de Chontales, Boaco, Matagalpa, Estelí, Granada y los municipios de esos departamentos.

A mitad del desfile cayó un fuerte aguacero sobre la capital que hizo que las familias y muchos jinetes buscaran refugios en los comercios o debajo de los toldos que estaban regados a la orilla de la pista.

A pesar de la lluvia, que interrumpió el recorrido por largo rato, los montados destacaron que el desfile fue un éxito pues lograron lucir sus hermosos caballos ante el público que les esperaba.

Además destacaron que el desfile se realiza tradicionalmente en honor a Santo Domingo de Guzmán, patrono de Managua.

El caballista Gary Gutiérrez, llevaba a su pequeña hija Ana Liz, montada en la yegua Troya. “Desde hace muchos años venimos a participar, somos de origen chontaleños, pero no podemos fallarle a Minguito”, comentó.

Explicó que la yegua Troya es de raza frisona procedente de la región de Frisia de los Países Bajos.

La joven Solimar Lara, montada sobre el caballo El Duque, dijo que este es el primer desfile hípico en el que participa y que le ha gustado mucho. “Nos ha gustado ver la variedad de caballos que hay, además andamos disfrutando en familia”, comentó.

Por su parte Oscar Ortega, procedente del rancho Antares en Chiquilistagua, comentó que en esta ocasión quiso lucir un caballo Ibero Español.

Indicó que para los hípicos el desfile ha sido magnifico, porque hay más orden y los jinetes pueden lucir mejor sus caballos.

“Nosotros tenemos más de 15 años de venir a este desfile, siempre celebrando a Santo Domingo de Guzmán”, afirmó.