Los productores del occidente del país no han dejado que la sequía acentuada en la región centroamericana les arrebate las esperanzas para cultivar alimentos o desaliente la producción agropecuaria en general.

En el departamento de León, que es parte del Corredor Seco de Nicaragua, los productores acompañados por los gobiernos municipales y el gobierno nacional, implementan acciones que mitigan el impacto que el débil régimen de lluvias está teniendo en el país.

En el municipio de Malpaisillo, pequeños productores de maíz implementan modestos sistemas de riego en sus plantaciones. Además, han acompañado la siembra de granos básicos con el cultivo de frutas y hortalizas para el consumo familiar.

Lucha contra la sequía

Ramón González, pequeño agricultor de la comunidad El Madroño, expresó que con apoyo del gobierno municipal, en su finca hizo funcionar una bomba de 2HP para regar media manzana de maíz que está desarrollándose bien.

“Tenemos 500 matas de plátanos, media manzana de maíz y vamos a ir ampliando las siembras, además les echamos pipianes, ayotes, pepinos para mejorar la dieta de nosotros en la casa”, comentó.

“Está es una lucha que tenemos contra la sequía aquí y con la ayuda del gobierno pensamos seguir adelante”, afirmó.

Cambio de cultivos

En otros casos, los pequeños productores, observaron con preocupación la variabilidad climática y optaron por experimentar con la siembra de frutas como el melón y la sandía, que requieren de menos agua para mantenerse y a la vez generan buenas ganancias.

Leonel Treminio, comunidad Las Lomas, en Malpaisillo, aseguró que ante la perspectiva de los pronósticos este año decidió no sembrar maíz, sino experimentar con la siembra de melones y sandías.

“Aquí tenemos sembrado sandía y melones. Para estos tiempos este cultivo es muy bueno porque no necesitan mucha agua. Es primer año que estoy haciendo este experimento. Es un invento mío de la finca para ver cómo se da el producto, primero sembramos dos manzanas de pipianes y ahorita nos tiramos al cultivo de sandías y melones”, explicó.

“El rendimiento del pipián fue muy bueno aquí porque salió en una buena temporada, cada manzana dio más de 80 mil córdobas”, aseguró.

Ganado afectado

Para los productores de ganado, el escaso régimen de lluvias ha afectado la producción de pastos para alimentar a los animales, pero con el apoyo de los gobiernos municipales se realizan acciones para atender esa problemática.

Paulo Vargas, de la finca Las Mercedes en el departamento de León, es dueño de 46 cabezas de ganado.

Ante la problemática que la sequía les ha acarreado “nosotros estamos luchando contra esta sequía, estamos pidiéndole a Dios con voluntad esa agua para mantener el ganado y mantenernos nosotros”, dijo.

“A mí me tocó vender una parte del ganado para mantener el resto de animales. Con ese dinero les compro cascarilla molida y donde haya monte compramos el zacate”, comentó.

Además el productor indicó que otras opciones para la alimentación de las reses es la compra de cojoyos de caña y suplementos alimenticios.

Mantener la producción

Denis Antonio, de la finca Santa Cecilia, también en el departamento de León, explicó que los ganaderos están haciendo todos los esfuerzos para mantener la producción de ganado.

“Se está trabajando para mantener el ganado que da leche. Estamos tomando medidas para balancearnos, ya nada más falta dos o tres meses de invierno y ahorita que viene el verano la situación puede empeorar”, comentó.

Apoyo del Gobierno y municipalidades

Ante esa situación, en los municipios de León, los gobiernos municipales están apoyando a los pequeños ganaderos con la entrega de paquetes que contienen sales minerales, sal común y suplementos vitamínicos para el ganado, comentó Enrique Gómez, alcalde de Malpaisillo.

Las acciones que tanto gobierno locales, gobierno nacional y productores están realizando para enfrentar el impacto de la sequía en la producción de alimentos, así como la ampliación de los programas de gobierno para las familias vulnerables del corredor seco, contribuyen a que en el país las metas de producción, consumo y comercio estén garantizadas para la seguridad alimentaria de las familias nicaragüenses.

Según el alcalde de Malpaisillo, Enrique Gómez, el gobierno central y nacional está desarrollando una serie de acciones para enfrentar la reducción drástica de las precipitaciones en los municipios de la zona seca.

“Venimos trabajando en la construcción de pequeños reservorios, son excavaciones que se hacen de 20x20x2 metros que acumulan agua en el periodo lluvioso que sirve para establecer pequeños sistemas de riego, pero que también sirve para que los animales puedan abastecerse de agua”, indicó.

“Estamos trabajando con la instalación de 100 bombas de 2HP que los productores ocupan para cultivar entre media y una manzana, donde pueden sembrar pasto de corte, hortalizas y diferentes productos de subsistencia en este periodo”, agregó.

“También estamos con el gobierno central entregando paquetes alimentarios a familias en emergencia crítica, familias que sembraron en el ciclo de primera, que no lograron cosechar y familias que tienen ganado y que están en una situación en la que no están produciendo en este momento”, afirmó Gómez.