Pobladores del barrio Germán Pomares ubicado en el distrito V de la capital, de manera satisfactoria adquirieron los frijoles solidarios, los que llegaron hasta el sitio a bordo de los puestos móviles que desde hace semanas recorren la capital para abastecer a la población y suplir de esta manera la necesidad de tener en sus hogares dicho producto que forma parte de la dieta alimenticia de los nicaragüenses.

De forma ordenada, los pobladores del barrio adquirieron desde una hasta diez libras y en el caso de las compañeras que se dedican a la venta de frijoles cocidos realizaron la compra de 30 libras, para abastecer sus pequeños negocios y de esta manera garantizar el sustento de sus familias, tomando en cuenta que muchas son madres solteras que se dedican a trabajar de esta manera y ser el sustento de sus hogares.

“Compré diez libras de frijoles, ahora si podemos adquirir realmente lo necesario porque en la venta está a 30 córdobas la libra, sin embargo en el camión los compré a 15 córdobas, todos debemos aprovechar la oportunidad que nos brinda el gobierno ya que es una ayuda económica para nuestros hogares” expresó Oscar Bermúdez.

“Cada vez que viene el camión nosotras aprovechamos para comprar diez libritas de frijoles pues en las ventas están muy caros y en el mercado es igual, agradecemos a Dios y al presidente Daniel Ortega porque siempre nos garantiza nuestros frijoles porque es un complemento de nuestra comida diaria” señaló Angélica Canelo.

“Ojalá que siempre los frijoles vengan a nuestro barrio y no tener que comprarlos caros en otros lugares como el mercado, estas diez libras que compré me duran 15 días porque este es un ingrediente que consumimos diario, le damos a nuestros niños por su alto contenido nutritivo y para que ellos estén sanos” destacó Sandra Maltés.

Por su parte el compañero Luís Lagos , miembro del Gabinete de Familia, se refirió a la frecuencia con la que los puestos móviles llegan al barrio Germán Pomares, tomando en cuenta que el sector cuenta con una población de 916 familias, por tal razón tres veces por semana llegan a comercializar los frijoles.

“Trabajamos con una programación para que los puestos móviles vengan a los barrios con frecuencia y que nuestra población adquiera el producto, realizamos un trabajo casa a casa avisándoles cuando viene hacia el barrio la venta de los frijoles solidarios para que la población se abastezca del producto a un precio más bajo y de excelente calidad” concluyó.