El Centro de Predicciones Climáticas, de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) redujo al 65 por ciento las probabilidades de que llegue a presentarse un fenómeno de El Niño en el Oceáno Pacífico.

Previamente, se estimaba en un 80 por ciento las probabilidades de que surgiera este fenómeno, que sin embargo ya ha empezado a hacer sentir sus efectos en diferentes países -como Nicaragua- donde se han reducido significativamente las lluvias; mientras, en otras zonas del mundo las precipitaciones se incrementan.

El fenómeno, además, no tendría tampoco la fuerza que se estimaba originalmente, declararon los expertos.

Sin embargo, los científicos también están seguros que el evento se producirá entre el actual mes de agosto y octubre de este año.

La NOAA destacó que las condiciones que evidencian la llegada del fenómeno se han atenuado. Entre estas se cuentan que la temperatura en las diferentes zonas del océano no ha tenido mayores alteraciones y que los vientos que inciden tampoco han presentado comportamiento anormal.

El promedio de temperatura de esas aguas superficiales es de 23 grados centígrados; cuando se calienta, sucede el Niño; y en caso contrario, La Niña.

“Los pronósticos han retrasado un poco el comienzo de El Niño, mientras que no se espera que el fenómeno sea fuerte”, reportó la entidad.

Durante junio pasado, las condiciones de temperatura y vientos en el océano indicaban una probabilidad de hasta el 80 por ciento de que se presentara.