La supuesta firma de un “acuerdo marco de unidad” entre el PLI-MRS y el PLC se diluirá tal y como ha ocurrido en otras ocasiones, pues lo que prima ahí son los intereses personales de seudo-dirigentes que carecen de liderazgo y están huérfanos de ideas para lograr la simpatía del pueblo.

Lo anterior es parte del análisis que hace el diputado del PLC, Wilfredo Navarro, quien vislumbra que a su partido la gente del PLI quiere “darle atol con el dedo”, pues la intención de Eduardo Montealegre es absorber al partido del ex presidente Arnoldo Alemán, así como ya lo hizo con la historia del Partido Liberal Independiente (PLI), de Virgilio Godoy.

“En primer lugar no es una declaración de unidad ni firma de unidad, es una declaración de intención como más de las cienes que se han firmado. Yo te puedo dar fe porque he estado en las entrañas del monstruo de la década de los 80, venimos firmando acuerdos de intención de unidad (…) y esto, no es más que una forma de tratar de presentar una imagen que no existe dentro del liberalismo que vive una crisis terrible, huérfanos de liderazgo, de organización y de conducción”, señaló Navarro.

El diputado PLC llamó a Eduardo Montealegre a quitarse la careta y confesar que desea desaparecer a su partido, tal y como lo hizo con el PLI de Virgilio Godoy.

“Eduardo y su gente no pueden hablar de liberalismo porque no conocen la doctrina, ni la ideología liberal, desprecian los valores liberales, aquí lo que están haciendo es nada más para la publicidad, porque en el fondo lo que quiere la gente de Eduardo Montealegre es destruir al PLC, es destruir a Arnoldo Alemán, porque estos fueron instrumentos de Enrique Bolaños (ex presidente de Nicaragua) cuando Eduardo le entregó a Bolaños los documentos para tratar de encarcelar a Arnoldo Alemán”, dijo Navarro.

Dijo que estas intenciones de unidad no van a caminar, porque dentro del mismo PLI-MRS existen varias facciones que como verdaderos “perros y gatos” buscan espacios laborales en las instituciones del Estado porque la “calle está dura”.

“Eduardo no quiere unidad y está tratando de generar una polémica a lo interno del PLC porque sabe hay ambiciones personales y en el PLC hay como seis candidatos a la presidencia y en el PLI es el único, el insustituible, el supremo, el magnífico, el dueño, quiere ser candidato a la presidencia”, dijo Navarro.

Se preguntó de donde está sacando el PLI dinero para pagar los hoteles y sufragar gastos de las reuniones. La incógnita la dejó en el aire, no sin antes recomendar al juez que lleva el caso de estafa en que está involucrado Álvaro Montealegre (hermano de Eduardo), a realizar con mayor profundidad las investigaciones, porque los más de 5 millones de dólares de todas las víctimas de este caso, podrían estarse utilizando para financiar estos “show mediáticos de supuesta unidad”.

Indicó a Eduardo Montealegre que no puede estar hablándole de honradez al pueblo de Nicaragua, pues personalmente tiene cuentas pendientes con la justicia con la más grande estafa de los llamados Certificados Negociables de Inversión, mejor conocido como CENIS.

“No puede hablar de honradez, de honestidad y estar lanzando piedra a techo ajeno, cuando él lo tiene totalmente de vidrio por las estafas, por la actitud no viril de enfrentar situaciones y que recuerde que es un hombre que le debe 500 millones de dólares a Nicaragua. En la Asamblea Nacional está vivo el juicio por los Cenis”, señaló Navarro.