El fervor y la tradición religiosa afloraron en la bajada de la imagen de Santo Domingo de abajo, en la comarca San Andrés de la Palanca, sitio en el que se dieron cita miles de devotos de la imagen para darle gracias por los milagros concedidos y ser partícipes de esta hermosa festividad en la que participan pobladores del municipio de Ciudad Sandino, siendo esta una tradición de más de 80 años.

Una vez bajada la imagen de su santuario, recorre las principales calles de Ciudad Sandino para luego dirigirse a la capital y permanecer por algunos días en la iglesia Cristo del Rosario en Managua, donde la población saluda al santo a su paso por las viviendas, así mismo realizan la quema de cohetes, bailan al ritmo de música de marimbas, la popular gigantona y su enano cabezón y piden milagros de sanación a Minguito.

“Hace 84 años los feligreses de Santo Domingo bajaron la imagen de Santo Domingo en su templo en San Andrés de la Palanca y la dirigieron a la Iglesia Cristo del Rosario como un permanencia de la devoción inculcada por el sacerdote de esos años quien realizaba la misma peregrinación que hoy realiza el pueblo de Ciudad Sandino. Son 14 kilómetros los que recorremos, en los que se demuestra la fe y amor de un pueblo que confía en Santo Domingo” expresó la mayordoma de las fiestas Skarleth Solís.

“En esta ocasión todos hemos elevado plegarias a Santo Domingo de abajo para que llueva en nuestro país y nuestros campos se llenen de verdor, para que la producción de nuestros alimentos sea fructífera y podamos llevar la comidita a nuestros hogares” añadió Solís.

Al igual que en la capital, muchos de los promesantes del municipio de Ciudad Sandino asisten al recorrido de la imagen con mucha devoción y compartiendo con sus hijos de la bella tradición de Santo Domingo, logrando de esta manera la continuidad de las festividades religiosas de nuestro pueblo.

“Esta es una tradición que adquirí con la familia de mi esposo, somos una familia muy católica y creyente de Santo Domingo y por eso todos los años vengo a bailarle, además nuestra hija está siendo guiada por los caminos de la fe y por eso la traemos para que siga nuestros pasos y ya cuando nosotros no podamos venir, ella siga con la tradición” manifestó Ana Ramírez.

“Son 40 años los que tengo de venir a celebrar las fiestas de mi santo patrono, formo parte del comité de cargadores de nuestro santo y cada vez me siento más agradecida con Minguito porque me ha concedido muchas bendiciones, son muchos años de confiar en él porque es muy milagroso y este mismo sentimiento lo he compartido con mis hijos, nietos y toda la familia” destacó Aura Estela Díaz.

“Le bailo a Santo Domingo para que bendiga a mi papá, a mis abuelitos y a toda mi familia, yo quiero mucho a Santo Domingo porque nos da fortaleza y nos cuida todos los días” manifestó la pequeña Guadalupe Cruz.

Durante su permanencia en la iglesia Cristo del Rosario, Santo Domingo de abajo en visitado por muchos feligreses quienes lo acompañan el diez de agosto hasta la Morita donde se reúne con Santo Domingo de Guzmán, sitio donde se desarrolla el tradicional tope de los santos.