El Instituto Nicaragüense de Turismo (Intur) y la Policía Nacional capacitaron a 60 pequeños empresarios turísticos del municipio de Nindirí, departamento de Masaya, en relación a la importancia de prevenir la explotación sexual de los niños, niñas y adolescentes.

Tanto Intur como la Policía Nacional, en coordinación con otras instituciones del Estado, realizan visitas periódicamente en bares, restaurantes, hoteles, auto hoteles, discotecas y otros centros de recreación no solamente para verificar el cumplimiento de las leyes, sino también para orientar la importancia de que cada empresario ejerza una labor responsable en la protección de la niñez nicaragüense.

La capacitación realizada en Nindirí se enmarcó precisamente en este objetivo, ya que este municipio como todo el Departamento de Masaya, se caracteriza por su gran atractivo turístico y por tanto se vuelve vulnerable ante este tipo delitos.

La jefa de la Comisaría de la Mujer, Niñez y Adolescencia en Masaya, comisionada Xiomara Urbina, señaló el papel que desempeñan los Gabinetes de la Familia en este tema y citó como ejemplo un caso de explotación laboral denunciado por estos el año pasado, el cual resultó ser el único caso registrado en el 2013.

“Nosotros trabajamos con la comunidad y a veces son los que nos informan de que sí hay niños y niñas laborando en estos centros”, señaló Urbina.

Por su parte la inspectora del Intur, Daysi Sánchez, aseguró que a lo largo del 2014 se han capacitado en estos temas unos 200 empresarios del departamento de Masaya.

“Estas capacitaciones las venimos haciendo por municipio a fin de que nos se nos quede ningún empresario sin capacitarse”, afirmó Sánchez, quien explicó que en el caso que este no llegue a las capacitaciones el Intur y las instituciones del gobierno van directamente al negocio para dar las debidas orientaciones.

“Nosotros lo que queremos es prevenir el delito de la explotación sexual de niños, niñas y adolescentes”, subrayó la inspectora.

Los representantes de los diferentes negocios de Nindirí que asistieron a la capacitación se mostraron de acuerdo en la implementación de todas estas normas.

Señalaron que ellos siempre están pendientes de posibles casos de abusos en contra de los niños, niñas y adolescentes. Sin embargo, también llamaron a los padres de familia a estar pendientes de sus hijos para que así toda la comunidad conforme un muro de contención ante un flagelo como este.