Gibb, que luchó casi dos años contra un cáncer que lo obligó a someterse a varias operaciones y quimioterapia, había estado en coma durante unos días el mes pasado, aunque luego mostró signos de recuperación.

Hace año y medio, Gibb fue operado por una enfermedad intestinal, a raíz de la cual los médicos hallaron un tumor. Más tarde descubrieron que también sufría cáncer de hígado. Aunque a principios de año parecía que el cantante había superado el cáncer, unas fotografías en las que aparecía muy delgado conmocionaron a sus fans, y se rumoreó que podía haber desarrollado otro tumor.

Maurice, hermano gemelo de Gibb, murió a causa de la misma enfermedad intestinal por la que Robin tuvo que operarse. Su hermano Andy falleció en 1988 a la edad de 30 años por problemas cardíacos.

Robin es el tercero de cinco hermanos. Él y Maurice fundaron a comienzos de los 60 el exitoso trío Bee Gees junto a su hermano Barry, de 65 años. El grupo vendió más de 200 millones de discos con éxitos como “Stayin” Alive” o “Night Fever”.