Con un llamado a promover la paz, el respeto a los derechos humanos y la erradicación de las armas nucleares en el mundo, arribó este domingo a la ciudad portuaria de Corinto el Barco de la Paz.

Al atracar en Puerto Corinto, los 800 pasajeros y los 300 tripulantes de esta fundación japonesa fueron recibidos con alegría por estudiantes de secundaria, muchachos y muchachas de la Juventud Sandinista, y por representantes del Gobierno Sandinista, encabezados por el ex presidente de la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU), padre Miguel d´Escoto.

Yoshioka Tatsuya, fundador y director del Barco de la Paz, agradeció la calurosa bienvenida del pueblo nicaragüense y señaló que en el Barco de la Paz no solo andan ciudadanos de Japón sino personas de 20 nacionalidades cuyo principal compromiso es la paz.

Tatsuya recordó que Nicaragua vivió una trágica guerra, de allí el fervor con el que los nicaragüenses defienden la tranquilidad con la que ahora viven.

Señaló que Japón vivió igualmente una guerra, la cual dejó como ejempló al mundo la tragedia de los bombardeos atómicos a Hiroshima y Nagasaki (6 y 9 de agosto de 1945), donde cientos de miles de inocentes perdieron la vida.

“Nosotros necesitamos juntarnos, cooperar para construir la paz porque aunque murieron tantas personas en Hiroshima y Nagasaki, aún hoy 60 años después siguen habiendo armas nucleares en este mundo”, manifestó.

El fundador del Barco de la Paz subrayó que Nicaragua es un ferviente defensor de la abolición de las armas nucleares, a tal punto que Nicaragua es el único país en el mundo donde el total de sus municipalidades han firmado el acuerdo de la Red de Alcaldes por la Paz.

El ex presidente de la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU), padre Miguel d´Escoto, manifestó que efectivamente la paz es un bien que debe ser defendido por toda la humanidad.

No obstante, afirmó que la paz hoy se encuentra seriamente amenazada.

“No hay nada que nos garantice que muy pronto estemos enfrentando el peor cataclismo de la historia de la humanidad”, sostuvo D´Escoto.

El ex canciller nicaragüense condenó igualmente los ataques que actualmente realiza Israel contra el pueblo palestino y llamó a la comunidad internacional a hacer algo para detener semejante barbarie, así como también exigirle a Israel el cumplimiento de las resoluciones de Naciones Unidas, so pena de ser expulsado de este organismo y ser aislado por todos los países comprometidos con la paz.

Por su parte el embajador de Nicaragua en Japón, Saúl Arana, señaló para los nicaragüenses la Paz es un tesoro invaluable, de allí la importancia de que el Barco de la Paz haya arribado a territorio pinolero para ver de cerca la voluntad de los nicaragüenses de preservar este valor.

Arana aseguró que esta es la cuarta visita que la fundación hace a Nicaragua, de las cuales tres han sido durante el gobierno del Comandante Daniel Ortega Saavedra.

“Creemos que esta iniciativa va a acrecentar y a fortalecer más los lazos y las relaciones entre el pueblo de Japón y el pueblo de Nicaragua”, señaló.

El diplomático nicaragüense, también se refirió a los ataques israelíes contra Palestina, catalogándoles como genocidas y violatorios de las normas más elementales de convivencia pacífica.

“Israel debe ser aislado, debe ser expulsado de Naciones Unidas”, dijo Arana haciendo eco de las palabras del Padre Miguel D´Escoto.

Luego del recibimiento, los miembros del Barco de la Paz disfrutaron la feria artesanal y gastronómica realizada en el parque central de Corinto, y visitaron distintos sitios turísticos de los departamentos de León y Chinandega.