EL patrón de San Andrés de la Palanca, Santo Domingo de Abajo, inició su camino esta tarde en donde el fervor y devoción hizo que centenares de fieles a la imagen recorrieran la procesión bailando, cantando y dándole gracias por los favores concedidos.

“Hoy es solo la vuelta a San Andrés, comienza en la iglesia de Santo Domingo de Abajo y termina en la Palanca, ahí le hacen una vela y vuelve al día siguiente a la iglesia”, explicó el peregrino Roger Antonio Mayorga.

“Tengo como ocho años de participar en la celebración. Nosotros apoyamos a la comunidad como hípico acompañando al santo”.
“Un santo que le conocemos muchos milagros, por ejemplo como ganadero si hay algún animal enfermo él nos hace el milagro de curarlo, igual a nosotros”, dijo Mayorga.

El trayecto que es bastante polvoso y pedregoso no es impedimento para que mujeres, hombres y niñ@s acudan a celebrar un año más estas fiestas agostinas, honrando al santo patrono esperando los días de su llegada a Managua para saludar y despedir a Santo Domingo de las Sierritas.

María Auxiliadora Zamora contó que está pagando promesa al santo desde hace varios años porque asegura salvó de la muerte a su madre, a quien los médicos no encontraban la razón de su enfermedad, molestia que fue curada por el santo.

“Yo le pedí de corazón a Santo Domingo que aliviara a mi mamá, ella tenía una llaga que le dolía y los médicos decían que ella estaba quebrada, yo la saqué del hospital, le dije al santo que yo estoy viva y te voy a pagar promesa para que mi madre se alivie”.

Otra promesante que no dejaba de bailar, esto como parte de su promesa al santo milagroso, externó que “Yo vivo en San Andrés y le bailo noche y día porque me ha hecho muchos milagros. Mi marido tenía azúcar, estaba desahuciado con muchas enfermedades, entonces yo le pedí de corazón a Santo Domingo por eso yo le bailo año con año porque me le alivió”.