Una tormenta solar de gran magnitud puede afectar a la Tierra en cualquier momento, solo es cuestión de tiempo, señala un informe publicado en la revista Physics World, divulgado hoy por la Sociedad Astronómica Estadounidense.

Cuando suceda, el fenómeno destruirá los sistemas de comunicación y suministro de electricidad, indicó el autor del trabajo, Ashley Dale, de la Universidad de Bristol.

"Sin electricidad, la gente tendría dificultades para rellenar el depósito de sus coches o sacar dinero del banco. Además, los sistemas de aguas y alcantarillado se verían afectados también, lo que crearía epidemias en las áreas urbanizadas, con el regreso de enfermedades que pensábamos que habíamos dejado atrás hace siglos", manifestó.

El especialista expresó que este tipo de sucesos son inevitables, cada 150 años la Tierra se vuelve vulnerable a padecerlos. Recordó la super tormenta solar de 1859 conocida como suceso Carrington.

De ahí que Dale considera un evento similar debió ocurrir desde cinco años, por lo que sugirió el diseño de satélites y naves espaciales para que los instrumentos de abordo -de gran sensibilidad- estén mejor protegidos ante aumentos súbitos de la radiación.

"Como especie, jamás hemos sido más vulnerables a los estallidos de nuestra estrella más próxima, pero protegernos frente a ellos entra dentro de los límites de la habilidad, conocimiento y experiencia humana", aseveró el científico.