En hotel capitalino se realizó el lanzamiento del proyecto tri-nacional “Fortalecimiento de las capacidades de incidencia en políticas públicas en Seguridad y Soberanía Alimentaria y Nutricional” (SSAN) que será impulsado por la Unión Nacional de Agricultores y Ganaderos (UNAG), la Asociación para el Desarrollo de El Salvador (CLUSA) entre otras organizaciones de pequeños y medianos productores de Nicaragua, El Salvador y Honduras.

El Presidente de la UNAG, Álvaro Fiallos, explicó que con este proyecto se pretende mejorar la participación de organizaciones de pequeños productores en los procesos de gobernanza de la seguridad alimentaria y nutricional en los países mencionados que están recibiendo el apoyo de la Unión Europea.

Específicamente se desea fortalecer las capacidades de incidencia en políticas públicas vinculadas a la Seguridad y Soberanía Alimentaria y Nutricional, (SSAN). A través de estas redes nacionales conformadas y fortalecidas en el marco del proyecto se contribuirá a la promoción de la Agricultura Agroecológica y Orgánica (AAO) que tiene impacto positivo en las condiciones de vida de los pequeños productores que podrán diversificar su producción, mejorar la calidad de los alimentos y garantizar la sostenibilidad de los procesos productivos.

Ramón Padilla, productor de Condega en el departamento de Estelí, indicó que este programa nos viene a fortalecer la producción desde prácticas agroecológicas “y de esa manera no comprar productos químicos, otros para alimentarnos sanamente y para enfrentar el cambio climático. Todo lo que es la agroecología viene ayudar a fortalecer y a mitigar los efectos del cambio climático”.

Matilde Cerávolo de la UE, explicó que el proyecto también contempla la realización de una investigación comparada, realizando una medición de una finca agroecológica con otra convencional, estableciendo los rasgos de diferencia que hay en términos de las variables que se van a estudiar como rendimientos, microbiología del suelo, densidad radicular, densidad del suelo, peso de las semillas, entre otros valores.

“Es un proyecto que promueve la agricultura orgánica. Los productores de la región han sido afectados muy fuertemente por problemas de inseguridad alimentaria y habló de la región porque el proyecto se dirige a Nicaragua, Honduras y El Salvador. La agricultura orgánica ofrece soluciones técnicas para tener una mejor producción de mayor valor para llevarlos al mercado, alimentar a sus familias y todo esto manteniendo sus recursos naturales”, añadió Matilde.

Fiallos agregó que una vez concluido los estudios, se espera haber validado científicamente y difundido entre los productores de algunas prácticas tecnológicas con enfoque agroecológico para sustentar el trabajo de incidencia.

Explicó que cada país va a trabajar con este modelo de estudio, pero variaría la cobertura, en el caso de Nicaragua se trabajara en 40 municipios, en El Salvador y Honduras en 20 municipios. El financiamiento contemplada se cifra en un millón 319 mil 980 euros. El proyecto trinacional beneficiará a 3 mil 600 productores, de Nicaragua 1,800, El Salvador 900 y 900 en Honduras.

De cara las afectaciones que pueda estar produciendo la carencia de lluvia en algunas zonas del país, este programa viene a proporcionar herramientas básicas para mitigar los efectos de la falta de agua, mencionó Fiallos indicó que la siembra de primera tuvo afectaciones, pero no detalló en que porcentaje.