Según reportes de la prensa china, un hombre de Taiwán llamado Han (no se ofreció más información acerca de su identidad), recibió un disparo después de participar en una pelea dentro de un bar. Lo interesante es que su Galaxy Mega 6.3 detuvo la bala y le salvó la vida.

Aparentemente, Han encontró una billetera tirada en la calle e hizo lo que cualquier otro buen ciudadano: dirigirse al bar más cercano a presumir su nueva fuente de tragos gratuitos. Para su infortunio, el dueño de la cartera, un hombre de nombre Xu, se encontraba en el establecimiento, lamentando la pérdida. Según los diarios, Xu se enfureció al escuchar el relato de Han y lo enfrentó con una pistola. Ante esto, Han empuñó una guadaña que, convenientemente, tenía a la mano y atacó a su adversario.

El resto de la historia incluye detalles demasiado sombríos como para relatarlos aquí; sin embargo, sabemos los siguientes datos:
Xan disparó al menos una vez.

La bala atravesó el brazo de Han y continuó su trayectoria hacia el pecho hasta que el poderoso Galaxy Mega se interpuso y salvó el día.
Ninguno de los involucrados recibió tragos gratuitos esa tarde.