El Subprocurador de Derechos Humanos, Adolfo Jarquín Ortel, manifestó que la visita del Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, a Nicaragua, es un reconocimiento al liderazgo del Presidente Daniel Ortega, tanto a lo interno como en el plano internacional.

“Tiene un significado enorme porque es un reconocimiento a la política de Estado que ha venido desarrollando a través de todos este tiempo que ha estado (…) es un reconocimiento a los buenos proyectos sociales que se vienen impulsando. Es un reconocimiento a ese combate que se viene haciendo en contra del hambre, en contra de la desnutrición”, señaló Jarquín Ortel.

Agregó que el máximo representante de la ONU, está dando un justo reconocimiento a la labor de estadista que ha venido impulsando el Comandante Daniel en Nicaragua y al aporte que está brindando a la promoción de la paz mundial, al tema del medio ambiente con los diversos proyectos de energía renovable que se vienen impulsando.

Nicaragua ya es un ejemplo mundial

Jarquín Ortel dijo que las pocas voces disonantes que apenas se escucharon en dos medios locales, quedaron en el completo ridículo, pues mientras organismos internacionales de peso mundial alaban, destacan y reconocen el trabajo del Gobierno Sandinista “la oposición grita y delira sin dar argumentos verdaderos”.

En tanto el diputado liberal PLC, Wilfredo Navarro, valoró que la visita de Ban Ki-moon viene a ratificar que Nicaragua ya es un punto obligado a visitar por todos aquellos personajes mundiales que vienen a comprobar los cambios positivos en materia social y económica.

“Nicaragua sigue siendo una fuente de peso necesario de cualquier personaje mundial por las características que tiene el proceso que se está dando en Nicaragua. La llegada del Secretario General Ban Ki-moon demuestra el interés que hay en el mundo por conocer la realidad de Nicaragua, por conocer los avances y ver cómo es posible que un país que tuvo una guerra con más de 50 mil muertos, con terremotos, con ciclones, con crisis de sequía, está resultando ser el país que tiene la economía más dinámica y con el mayor crecimiento de América Latina”, señaló Navarro.

Sobre los sectores de oposición, el político liberal expresó que la visita del “Presidente del Mundo” nunca puede ser calificada como desafortunada y al contrario debe ser tomada con la mayor trascendencia del mundo “porque donde él está, están los focos del mundo”.
Opinó que la mal llamada oposición nicaragüense tiene una tradición de buscar que sean los personajes externos los que les ayuden a darles la credibilidad que no pueden ganarse ante el pueblo nicaragüense.

“Siguen aspirando al viejo sueño de las botas interventoras norteamericanas que les den el poder, ahora creen que se requiere el esfuerzo de afuera para poder destruir al actual gobierno. La realidad que las guerras en este mundo moderno se ganan con los votos y realmente esta oposición está huérfana de liderazgo, de organización, de presencia, de proyectos de nación y buscan en Ban Ki-moon un socorrista de la Cruz Roja que los salve o están buscando un bombero que los saque de los escombros de sus propios partidos”.

Indicó que el Secretario General de la ONU se reúne con estadistas, con gobiernos y no viene a reunirse con “lázaros que nunca van a resucitar”.