El ministro de Economía ofreció detalles de la reunión con el mediador Daniel Pollack y representantes de los fondos buitre, donde Argentina "planteó su punto de vista y defendió su responsabilidad histórica".

El ministro de Economía, Axel Kicillof, aseguró este miércoles que, tras "una larga y fructífera conversación donde Argentina planteó su punto de vista", su país defenderá el canje de la deuda y no firmará ningún acuerdo "que comprometa el futuro de los argentinos", respecto al litigio de los fondos buitre.

"Ofrecimos que entren al canje de 2007 y 2010, con lo que obtendrían una ganancia del 300 por ciento, pero no fue aceptada esa oferta porque (los fondos especulativos) quieren más", precisó Kicillof durante una conferencia de prensa en el Consulado argentino en Nueva York, noreste de Estados Unidos, luego de una extensa reunión con el mediador designado por el juez estadounidense Thomas Griesa, Daniel Pollack, y representantes de los fondos.

En ese sentido, destacó que "para Argentina es imposible tomar esa decisión", pues, de acuerdo con el ministro, la nación suramericana "quiere pagar a todos sus acreedores en condiciones de igualdad y equidad".

Asimismo, el funcionario argentino detalló que "mantuvimos una reunión con el mediador, otra con los fondos buitre y, recientemente, una tercera. No hubo ningún tipo de secreto sobre lo que se está negociando. Lo que expuse en las reuniones fue la posición argentina (...) lo que estamos dispuestos a ofrecer y las limitaciones que tenemos".

"Argentina ha solicitado al juez Griesa una suspensión, un 'stay'. Los fondos buitre no están dispuestos a dar esa suspensión. Lo que ellos reclaman es que se les pague de lo que se le dio al 92 por ciento de los bonistas, que entraron en los canjes del 2005 y 2010. Eso no se puede hacer porque el resto de los bonistas a los que se les ha pagado estarían en pleno derecho de exigir las mismas condiciones", apuntó.

No obstante, el titular del Palacio de Hacienda no descartó la posibilidad de que en el litigio con los fondos buitre se alcance "una solución entre privados" porque el fallo de Griesa "puede causar perjuicios a privados que no pueden cobrar".

"Pueden aparecer soluciones de este tipo", indicó Kicillof, tras lo cual señaló que "hay muchos terceros que podrían tener intereses en remediar esa situación", al referirse a la posibilidad de que surja una oferta de compra de los bonos defaulteados por parte de un grupo de bancos argentinos.

El encuentro se extendió por espacio de casi seis horas, y Kicillof estuvo acompañado por la procuradora del Tesoro, Angelina Abbona; el subprocurador, Javier Pargament; el secretario de Finanzas, Pablo López, y el secretario de Legal y Adminitrativo del ministerio de Economía, Federico Thea.