Un terroristas hizo detonar el vehículo en el barrio residencial de Ghazi Ayash, en esa ciudad ubicada a 461 kilómetros de Damasco, indica un despacho de la agencia de noticias siria SANA.

Aparte de las víctimas, la explosión ocasionó cuantioso daños materiales en viviendas e instalaciones, lo que según expertos en explosivos, se debió a una carga de cerca de mil kilogramos.

Una fuente en la gobernación de Deir Ezzur, citada por SANA, precisó que el sujeto embistió con el auto el edificio del Establecimiento de Instalaciones Militares (MTA) para concretar la acción.

Entre los heridos reportados de grave están una niña de cuatro años y una mujer de 26, indicó el vocero.

El estallido hizo un crater de cinco metros de diámetros y 2,5 metros de profundidad, y causó afectaciones en un área de 100 metros a la redonda.

Imágenes transmitidas por la televisión local reflejan escenas escalofriantes del impacto del atentado y la labor de varios observadores de Naciones Unidas mientras inspeccionaban el sitio.

En Alepo (norte), otra de las provincias sacudidas por las acciones de las bandas armadas, centenares de estudiantes y jóvenes manifestaron en la plaza de la Universidad de esa ciudad su apoyo al proceso reformador guiado por el presidente Bashar Al-Assad.

Asimismo los jóvenes repudiaron los actos terroristas perpetrados por los grupos irregulares contra civiles y militares.

Por su lado, la cancillería de Irán repudió la injerencia extranjera y los actos terroristas en Siria

Asimismo se supo que el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, destacó la importancia del papel de Rusia en el alcance de un arreglo a la crisis en Siria.