El paisaje del Firestone Country Club es muy reconocido, pero todo lo que Tiger Woods ve es un enorme cajero automático.

Woods ha ganado ocho veces el evento, un triunfo más que el total de títulos de Matt Kuchar en la gira de la PGA. En 15 apariciones en el certamen, ha ganado 11,06 millones de dólares, o un aproximado de lo que Tom Watson ha generado en cuatro décadas como profesional.

Sí, no es justo considerando el cambio en los premios de los torneos y la inflación. Sin embargo, Watson es la referencia perfecta con el momento particular que vive Woods.

Por ejemplo, ¿quién se habría imaginado que hace un año, cuando Woods regresó al Bridgestone Invitational como campeón defensor, terminaría cuatro puestos detrás de Watson, de 64 años, en la FedExCup? ¿O qué Watson tendría tantas rondas en los 60 este año en la gira de la PGA, cuatro, como Woods?

Y eso sin considerar lo distinto que lucía el futuro de Woods hace un año.

Tras un triunfo por siete golpes en Firestone (su quinto del año), Woods lidiaba con problemas en la espalda siete días después en la ronda final del PGA Championship.

Dos semanas después, cayó de rodillas con espasmos durante la ronda final en The Barclays. Y luego de dos meses, este año, se perdió tres meses debido a una cirugía en la espalda.

Eso explica el sitio 215° de Woods en la FedExCup, por lo que es improbable que avance a los playoffs a menos que suceda algo radical... lo que Woods no descarta, tomando en cuenta que vienen dos eventos en los que ha ganado, comenzando el Firestone, seguido por el PGA en Valhalla, donde triunfó en 2000.

"¿Hay presión extra en este evento? No", señaló. "He ganado este evento ocho veces, por lo que sé jugar bajo varias condiciones y circunstancias. Ciertamente dependeré de esa experiencia, y eso ayuda".

Necesitará de toda la ayuda que pueda recibir.

LATINOAMERICANOS EN EL WGC
por Eduardo Alperín

El argentino Ángel Cabrera, ganador recientemente del The Greenbrier Classic del PGA Tour y decimonoveno en el British Open, su compatriota Estanislao Goya y el paraguayo Fabrizio Zanotti serán los tres sudamericanos presentes en el WGC-Bridgestone Invitational, perteneciente tanto al PGA Tour como al European Tour, con 9 millones de dólares en premios, de los cuales 1.500.000 los conseguirá el vencedor, quien también tendrá 550 puntos para la carrera por la FedExCup.

Goya, N° 477, es el ubicado más bajo en el Ranking Mundial de todos los jugadores del torneo, que tiene presentes a cada uno de los primeros 15 de ese ranking, y a 54 de los primeros 55. El argentino obtuvo su lugar por haber ganado a principios de año el Dimension Data Pro-Am, en el Sunshine Tour.

En las primeras dos rondas, Ángel Cabrera sale con Tim Clark, Tano Goya con Alexander Levy, y Fabrizio Zanotti con Graham DeLaet.

El field es de 72 jugadores, invitados de acuerdo a cuatro sistemas de alta valorización, tanto que puede a su término cambiar no sólo el número uno del ranking mundial, sino que la variación puede alcanzar los 50 primeros lugares.

Basta mencionar al australiano Adam Scott, al norirlandés Rory McIlroy, al sueco Henrik Stenson, el inglés Justin Rose, el español Sergio Garcia, los estadounidenses Bubba Watson, Matt Kuchar, Tiger Woods, Jim Furyk, Phil Mickelson, Rickie Fowler o el alemán Martín Kaymer y uno palpita cuanto puede suceder en el par 70 de 7400 yardas del campo Sur del Firestone Country Club, en Akron, Ohio.

Los antecedentes de las 15 versiones anteriores nos indican a Woods, con 14 actuaciones, dominador con ocho victorias (2000-01-02-05-06-07-09-13); seguido, con una, por sus compatriotas Sterrart Clink (2004), Hunter Maham (2010) y Keeghan Bradley (2012); los australianos Craig Parry (2002) y Adam Scott (2011), el norirlandés Darren Clark (2003) y el fiyiano Vijay Singh (2008).

El "Pato" Cabrera fue cuarto tres veces (2004-06-09), una 19 (2002), 23 (2003), 33 (2010), 36 (2008), 41 (2005) y 69 (2007).

Tiger posee los récords de la cancha y del certamen, con 21 bajo el par y 259, conseguido los dos en 2000.

Este torneo se estableció como sucesor de la Serie Mundial de Golf, en 1999 como WGC-NEC Invitational. Cambió de auspiciante en 2006 y pasó a denominarse Bridgestone Invitational, en un contrato cuya vigencia termina este año.