El Mundial de básquetbol de España está a la vuelta de la esquina, y con él llega la presión de no solamente intentar llegar a lo más alto del básquetbol mundial, sino que también de saber que solamente el campeón del torneo se podrá tomar el 2015 libre y clasificar directamente a los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro en el 2016.

Brasil es la excepción como anfitrión de los juegos. El resto, a remar.

Como si esa misión no fuese lo suficiente intimidante, existe una selección que parece estar una cabeza por encima de (casi) todos y es el gran cuco de la competencia: Estados Unidos.

El conjunto norteamericano llega al Mundial sin sus mejores jugadores y con un equipo 'B' que de todas maneras está repleto de grandes jugadores de la NBA y cuenta con una superestrella como Kevin Durant como abanderado.

EE.UU. es lo que es hoy en día gracias a (o por culpa de) el daño que España, Argentina, Puerto Rico y otros le infligieron a su orgullo entre 2002 y 2006. A partir de allí, los estadounidenses se pusieron las pilas con el regreso del nuevo Dream Team y ganaron el oro en los Juegos Olímpicos de Pekin 2008 y Londres 2012 y el Mundial de Turquía en 2010.

Esta versión del equipo dirigido por Mike Krzyzewski es la más vulnerable desde la de aquella selección que terminó tercera en el Mundial 2006. O sea, no es necesario jugar el partido perfecto contra ellos para vencerlos, pero sí se necesita llegar a un nivel de precisión y calidad colectiva que pocas otras selecciones tienen hoy en día.

Echémosle un vistazo a cuales son esas selecciones, las principales amenazas para destronar al actual monarca indiscutido del básquetbol internacional.

El principal obstáculo
España: La selección ibérica no solamente cuenta con la ventaja de ser la anfitriona, sino que el consenso unánime de la comunidad basquetbolística es que la final que todos quieren ver en Madrid el 14 de Septiembre es la del conjunto local contra Estados Unidos.

España ya ha estado muy cerca de vencer a Estados Unidos en los últimos dos Juegos Olímpicos, y el denominador común en ambos choques fueron las grandes actuaciones de Pau Gasol, quien promedió 22.5 puntos y siete rebotes contra los norteamericanos en ambas finales.

Si España quiere dar el próximo paso y ganarle a su más acérrimo rival, entonces Marc Gasol deberá darle una mano a su hermano tanto ofensiva como defensivamente, mientras que Serge Ibaka tendrá que jugar como con el Oklahoma City Thunder contra los San Antonio Spurs en las Finales de la Conferencia Oeste y ser un titán en defensa.

Los bases José Calderón y Ricky Rubio también serán clave para establecer el ritmo y vencer a Estados Unidos desde adentro hacia afuera, aprovechando la atención que se llevarán los Gasol. No podemos olvidar a los veteranos Rudy Fernández, Juan Carlos Navarro y Sergio Llul, que forman un elenco de apoyo de la mejor calidad.

España puede ganarle a Estados Unidos, solo debe mentalizarse de que eso ocurrirá ahora o nunca.

Las amenaza latentes
Francia: La buena noticia es que Francia llega al Mundial como campeona del EuroBasket 2013, torneo durante el cual vencieron a España en cuartos de final. La mala noticia es que su base estrella Tony Parker no estará con la selección esta vez, y eso lastima mucho a sus chances de dar el batacazo.

Su mejor apuesta será apostar a que un Boris Diaw masivo incomode a los grandotes estadounidenses y que Nicolas Batum juegue el partido de su vida.

Este es un equipo irregular que puede ganar su grupo o terminar tercero detrás de España y Serbia, y hablando de Serbia...

Serbia: Esta selección es la descendiente directa de la Yugoslavia que metía miedo y dominaba en los ´90 y está llena de contradicciones.

Por un lado le ganó a Francia en la primera fase del EuroBasket del año pasado, pero a la misma vez quedó eliminada en cuartos de final de ese mismo torneo tras soportar una paliza de España por 90-60.

Eso sí, Serbia salió cuarta en el Mundial 2010 con el equipo más joven del torneo en ese entonces y cuatro años más de experiencia podrían estar por dar sus frutos.

Los sudamericanos
Brasil: Esta es una selección prometedora en los papeles con cuatro jugadores que militan en la NBA (Tiago Splitter, Nené, Leandro Barbosa y Anderson Varejao) y una estrella de la Euroliga como Marcelinho, quien juega para el Barcelona.

Además, su entrenador argentino Rubén Magnano deposita su fe en el regreso de Marcelo Machado, un veterano que salió del retiro internacional para jugar en el Mundial.

Sin embargo, es difícil pensar en Brasil como una seria amenaza para Estados Unidos cuando terminó noveno en el Mundial y quinto en los Juegos Olímpicos del 2012. Lleguen al podio y después hablamos.

La mejor apuesta de Brasil será imitar la estrategia de España y respaldarse en su propio monstruo de tres cabezas en la zona pintada (Splitter, Nené y Varejao) con Varejao siendo como Ibaka, Splitter como Marc Gasol y Nené como Pau.

Las probabilidades de derrotar a Estados son bajas, pero no nulas para la selección brasileña.

Argentina: Argentina cuenta con un historial extenso contra Estados Unidos en el siglo 21 y es la principal responsable del final de la dinastía estadounidense al prevalecer en el 2002 y 2004 antes de caer en sus próximos tres encuentros en el 2006, 2008 y 2012.

El margen de talento a favor de Estados Unidos se hizo cada vez más extenso en cada uno de esos choques, y eso se ha exacerbado todavía más hoy en día ante la falta de recambio generacional del equipo argentino.

Vencer a Estados Unidos ya es muy difícil de por si con Manu Ginóbili en el equipo. Sí Manu no está y todo depende de Luis Scola, ese objetivo se convierte prácticamente en una misión imposible.

El resto
Nadie en el Grupo C (República Dominicana, Nueva Zelanda, Turquía, Finlandia y Ucrania) es verdaderamente capaz de ganarle a Estados Unidos, aunque Turquía es la que le podría dar un susto en la segunda fecha si Omer Asik se inspira.

Australia cuenta con una de las sensaciones del draft de la NBA de este año en Dante Exum y otros tres jugadores que militan en la liga estadounidense, pero a los 'Boomers' les falta experiencia.

Puerto Rico podría llegar a tener a otro novato sensación de la NBA a su disposición, el base del Miami Heat Shabazz Napier. Ellos también vencieron a Estados Unidos hace diez años, pero las cosas han cambiado mucho desde aquel entonces. De hecho, esa victoria ha resultado una maldición, pues no han vuelto a la arena olímpica desde entonces.

México sorprendió a todo el continente al salir campeón del Premundial en el 2013, pero le hace falta mucho más que un buen pivot como Gustavo Ayón para derrotar a la mejor selección del Mundo, aún en su versión ¨B¨.

El optimismo es lo que sobra y la esperanza es lo último que se pierde para todas estas selecciones, pero por ahora esta claro que Estados Unidos está un escalón por encima del resto y venderá cara su derrota en el Mundial.