Discurso del Presidente José Mujica de la República Oriental del Uruguay en la Cumbre de Presidentes de MERCOSUR. 29 Julio de 2014:

Gracias, Compañero Maduro... Maduro, que sigue verde de Esperanza, ¡ay si se nos acaba la Esperanza! Mi agradecimiento a Venezuela. Mi agradecimiento a [email protected] [email protected] que están aquí. Mi felicitación a Cristina, que como tiene pocos problemas ahora agarra uno más... Un viejo amigo decía: “Si nos ponemos a discutir sobre las cosas que vemos diferente, vamos a pasar una Vida discutiendo. Si trabajamos en lo que estamos de acuerdo, vamos a pasar una Vida trabajando.

Vengo de lejos, Compañ[email protected] Los detractores de la República Española cuando empezaba a ser muchachito y regalaban en estas Tierras de América los Republicanos derrotados, y las Esperanzas que se levantaban en el Pacto del ABC porque América se juntara; porque mucho soñaba América.

El Sueño de juntarnos no es nuestro, es muy viejo.  Hay muchos viejos autores que siempre afirmaron con muchas razones, que éramos una Nación que había construido muchos Países porque fracasó en la construcción de la Nación. Pensamos una lengua con variantes, pero llegamos muy tarde... el Mundo industrial ya estaba en marcha, y cada Puerto importante terminó conectándose con el Mundo y de espalda a los otros, y nos insertamos en el Mercado Mundial.

Durante mucho tiempo éramos islas, podíamos hablar de cualquier cosa que pasara en el Mundo... Algunos paisitos como el nuestro, muy cultos en el contexto de América, muy relativamente bien tratados por Gran Bretaña, ¡hijuelos bastardos de Gran Bretaña! teníamos un ingreso per cápita similar a Francia, o similar a Bélgica, y nos pavoneábamos como País del Primer Mundo, y nos llamaban “Suiza de América”.  Y venían estudiantes de todas partes, década del 40, a estudiar al Uruguay, y éramos un País Civilista... ¡pobre de nosotros!

Enfrente teníamos una orgullosa Argentina, Potencia Mundial, que había sido una de las Economías más importantes. Y por ahí, por el Río de la Plata pasaron muchas cosas, y por toda América; pero éramos un poco europeos en nuestras Tierras... nuestra Cultura un tanto afrancesada; los sectores pudientes tenían que ir de vacaciones a París, porque, ah, ¡qué Cultura si no pasabas por París! Nos ha costado mucho ser.

Después llegó el Tío Sam, más burdo, más grosero, más lleno de foxtrot y, ¡huy, huy, huy! Si se quiere más chabacano, pero todo en escala súper. Y nos atropelló, y una parte de nuestra intelectualidad quedó mirando a Nueva York, a Washington.

Y vinieron los tiempos de derrota cuando los términos de intercambio nos postraron. Nuestras Democracias trepidaron, duraron lo del acontecer económico, y después empezaron a florecer las dictaduras, ¿por qué? Porque ya no se podía repartir.  Las dictaduras vinieron, porque, en definitiva nuestras Economías estaban enfermas por la dependencia, y había que recortar Conquistas y Derechos Sociales; y el reparto se achicaba y la Democracia no servía para cortar más fino. Y sobrevinieron las dictaduras, una forma regresiva de la Historia para achicar el reparto, y seguir concentrando la riqueza.

Se amontonaron las penas en nuestra América Latina, florecieron los calabozos y los cuarteles. Y ahí fuimos una Juventud de Poetas creyendo que íbamos a cambiar el Mundo; soñando con el Che Guevara y con el impacto colosal cultural que significó la Revolución Cubana en las entrañas de Nuestramérica. Y vimos que se levantaba Literatura en contra, y promesas, promesas de desarrollo siempre y términos de intercambio funestos, y padecimos 30 o 40 años de crudo estancamiento en toda Nuestramérica, y siempre les echábamos la culpa a otros; y seguíamos sin mirarnos a nosotros mismos, a pesar de la prédica.

Talvez los hombres aprenden más de la derrota que de los Triunfos... talvez los Pueblos, porque aquel Sueño del pacto del ABC, del área del peso argentino, las trepidaciones del Bogotazo... Tantas cosas en la Historia de Nuestramérica sufrida nos fueron acumulando una deuda social con nuestros pobres. Nos transformamos en el Continente más injusto que hay arriba de la Tierra... Ser el Continente más rico potencialmente en recursos, y repartir tan mal.

Todo eso parece que abonó como una especie de despertar que vino no sé de dónde, ni sé cómo; pero un buen día algunos derrotados empezaron a ganar Elecciones, revalorizaron la Democracia liberal y burguesa de otra Época.  Vimos que se podía combatir, y la Democracia liberal tiene muchos defectos, sobre todo por lo mucho que promete y lo poco que cumple en materia de Igualdad, pero vale la pena defenderla; y que en definitiva el Progreso Humano y la Justicia Social no pueden hipotecar la Convivencia, y la Bonanza; la forma de vivir.

Nos habíamos enamorado en un tiempo de la dictadura del proletariado, ¡así nos quedó el lomo! y terminamos abominando todas las formas de dictaduras, habidas y por haber. No porque nuestros Sistemas sean hermosos, y no tengan defectos, sino que tienen la ventaja que son corregibles, perfeccionables, mejorables, y sobre todo, convivibles; porque hay que aprender a vivir con diferencias.

Pero el Mundo siguió su tranco, algunas otroras Potencias Imperiales perdieron sus Colonias y el Mundo pobre se fue levantando de una forma u otra. Una Civilización industrial portentosa se va transformando en una Civilización de la Inteligencia, y las nuevas Tecnologías están significando un llamado Cultural que va a cambiar la conducta de la Especie Humana.

Los jóvenes de hoy, no son ni mejores ni peores, ¡son distintos! Son de hoy. Tienen otro lenguaje, otro sentir, otra forma de comunicarse... Y dejémonos de viejos que reniegan con lo que no entienden, y no entienden porque pertenecen a otro Tiempo.

Entonces se está haciendo otro Mundo por ahí, donde el Estado Nacional y los viejos Partidos hay cosas que no pueden dar respuesta, porque la Política está atrás de la realidad... La realidad va más ligera desbocada.  Un Mundo de fuerza desbocado, sin gobernanza.  Un Capital Financiero que es capaz de hacer cualquier cosa, ¡y nadie le puede parar el carro en este Mundo! hasta los Presidentes de los Países más fuertes quedan de rodillas. Pero el Progreso Humano sigue, tecnológico y culturalmente.

En este marco tenemos nuestro pobre MERCOSUR. Nos fuimos dando cuenta que teníamos que tratar de crear una Unidad que nos ayudara a entrar en la Civilización del Desarrollo. Pero llegábamos tarde, y llegamos con lo que tenemos, con los padecimientos de nuestra Historia... con Estados llenos de deudas, de deuda social, de pobreza acumulada; de [email protected] Hombres y Mujeres que ni son ni viejos ni modernos, no son; vegetativamente apenas consumen. No les hemos podido brindar el mínimo de Conocimiento y de Cultura para que puedan entender ciertas claves de la Vida, y nos golpea. Eso por todas partes.

¿Para qué quisimos juntarnos? Nos hemos querido juntar para desarrollarnos y poder suturar la deuda social que tenemos. Ambicionamos tener mercados, poder vender, pero el gran mercado es incorporar al mercado a los pobres que tenemos postrados en Nuestramérica... ¡Una enorme deuda social!

Y talvez este dolor nos fue juntando, y apareció un conjunto de Estados que no piensan igual... ¡todos piensan a su manera! Nunca ha sido América Latina más libre... más libre en las entendederas, porque cada cual tiene su Independencia; ni tenemos que adorar al Tío Sam, ni tenemos que enfrascarnos por ninguna causa religiosa. Tenemos que tratar de darle respuesta a mucha gente que espera de nosotros.

En ese marco, en ese marco tengo que recordar que hace 40, 50 años se juntaron en Punta del Este, se creó las bases de un Acuerdo, lo que se llamó la Ronda Uruguay, y se pretendió bregar por un Mundo cada vez con menos barreras de carácter arancelario, respondiendo a lo que ya la gente más penetrante veía... los gérmenes de la Globalización, de la Civilización Humana. Sin embargo, un largo período hace establecer, ¡se fracasó! No pudo ser, y a cambio de ello están apareciendo Acuerdos Regionales que uno no sabe si son disputas de Poder o Acuerdos Comerciales.

En ese marco está este MERCOSUR con algunas Potencias que emergen en el Pacífico, que nos tienden la mano y nos invitan a una Historia de Futuro que es también un desafío.  Ya no es el Tío Sam; el Tío Sam está enfermo, lo está matando el egoísmo; tiene una fuerza tremenda y una capacidad gloriosa, pero se está ahogando en el propio egoísmo.

Nos están tendiendo... ¿será una mano o un lazo? ¡Hay que ser inteligentes! No se puede despreciar la Fuerza de la Historia Creadora, no se puede desafiar lo que está pasando en el Oriente. Hay que entenderlo, para allí va una parte importante de la Civilización. Nadie puede ignorar lo que pasa en Oriente, no podemos darnos el lujo de ser estúpidos a la velocidad de transformación que se está dando allí.

Yo soy un viejo, estoy cerca de los 80 años, pero la velocidad de cambio que tiene el Mundo de hoy no se vio en ninguna Época; nos cuesta registrarlo a nosotros mismos. Hay un peligro en quedarse corto y quedarse ciego ante el Mundo de la evidencia.  Este es el Mundo del cambio, de la incertidumbre, y de la acumulación de la duda; la multiplicación de los Recursos Materiales y la expresión del Conocimiento Científico. Esto no tiene nada que ver con ninguna Época que haya vivido la Historia Humana; el hombre tiene que entrar a demostrar si es capaz de administrar esta Civilización, o esta Civilización lo lleva a apuesta.

Hay que estar a la altura de lo que hemos desatado... Necesitamos este MERCOSUR como el pan.  Necesitamos Gloriosas Universidades; Programas Comunes.  Necesitamos que la Inteligencia no tenga frontera; no puede ser que la gente calificada tenga barrera para trabajar en nuestras entrañas.  Necesitamos intercambiar la mercadería, pero no compartimentar la inteligencia. Necesitamos adiestrar por una parte, por un lado, toda nuestra mano de obra y tensar todo nuestro conocimiento.

La Batalla se da en derredor y con la herramienta del Conocimiento, y el que no la capte la queda, y queda dependiente, y tendrá que ir a pagar lo que tenga que pagar por la tecnología que descubren otros. Es una forma distinta de dependencia.

Entonces, en ese marco tenemos que jugar en serio, Compañ[email protected] Presidentes... Tenemos que hacer menos Conferencias de esto, ¡menos, mucho menos, y mirarnos! Seguidamente a tener Conferencias cortas por teléfono, y los Presidentes tienen que poner al lado de ellos a alguien que se encargue de la Integración, y terminar con la nube de Organismos que no sabemos ni lo que hacen, ni lo que dicen, ni para dónde van, y contratan viajes a derecha y a izquierda... 250, ¡imposible!

Simplificar, pero se precisa Voluntad Política, la Economía ciega por sí sola no va a integrar un carajo a nadie.  La Economía nos puede destrozar, si no tiene Dirección Política no hay Integración. Se necesita Voluntad Política para que exista Integración, y esta es responsabilidad de los Gobiernos, y no les pidan esto a los Empresarios. No se puede renunciar a eso, porque sería igual a decir que no se precisa decisión política en este momento, y esta es la responsabilidad que tenemos que asumir.

¿Y por qué tenemos que Integrarnos? Porque no hay lugar para los débiles en el Mundo que viene... ¡no hay lugar para los débiles! Se está conformando serie de dimensiones planetarias. Sí, critiquemos a Europa todo lo que quieran, pero son 650 y pico de millones de [email protected] del Mundo desarrollado, poseedores de conocimiento con alimañas en el corazón. ¿Se puede despreciar eso? No, habrá que competir y convivir con eso. ¿Que tiene problemas? Sí, ¡claro que tiene problemas!

Del otro lado está ese Ser planetario que significa China, 40 Naciones con una Historia de 4,000 años. ¿Quién negocia con ellos? No... ¿Nuestras pequeñas Repúblicas? Aun el grandote del barrio, Brasil... ¡No! Tenemos que arroparlo, tenemos que juntar todo, ¡tenemos que juntar todo! Los chauvinismos nacionales no tienen sentido, porque esto es continental, y es de dimensiones continentales... Tenemos que terminar con la desconfianza, con los celos, ¡tenemos que mirar lejos! Y esto es alta Política.

Entonces, yo creo que el MERCOSUR ha hecho mucho, todo lo que hemos podido, y si no hizo más es por nuestras limitaciones. Pero no tenemos que estar conformes con lo hecho, ¡se nos está yendo la Vida, aceleradamente! Y los otros huyen, y los otros caminan.

Por eso hago votos por este Encuentro, Señores Presidentes, y porque entendamos la responsabilidad que tenemos por delante. Los Gobiernos somos de corto plazo, así como los Empresarios están preocupados si pagan en la quincena o en cada fin de mes, y los números les tienen que cerrar, nosotros estamos siempre preocupados quién gana las Elecciones que vienen, porque tenemos la Oposición y el diario está que nos pega, y el otro ¡pá...!

Y tenemos que preocuparnos de nuestra respectiva retaguardia y de nuestro respectivo gallinero, pero hay que dar la respuesta a un Mundo que no vamos a ver. Esto es una pelea en dos planos: la pelea de carácter estratégico, y la pelea que no podemos renunciar de los problemas fluyentes de nuestras propias Sociedades.

Yo invito a pensar, Compañ[email protected] Yo invito a pensar, tenemos que hacer Reuniones fructíferas, y cuando no podemos sacar fruto no juntarnos, ¡hablarnos por teléfono! porque ponemos a frustrar un intento tan maravilloso ante la evidencia del corazón de las Masas, y a las Masas hay que respetarlas, ¡las Masas nos exigen y nos exigen realización! Y cuando voy a mi País, a ver, ¿qué decidieron ustedes? Yo que sé lo que decidimos. ¿Sacamos una Declaración? ¡No! Hay que cuidar la confianza popular. Por eso me parece que hay una hora de Taller enorme de trabajar, y hay responsabilidad de las cabezas.

El hombre es un bicho conquistador, no puede, arrancó de África y pegó la vuelta y se pasó 35,000 años para llegar a la Tierra del Fuego, a Nuestramérica, pero llegó... ¡Depredador! liquidó 30 órdenes de animales grandes en Nuestramérica Latina, ¡órdenes! no especies.  Mentira que depreda el hombre moderno, ¿el hombre viejo depredaba? ¡Dios me libre! Hacía incendios para acorralar a los animales. ¡Tenemos una bestia bárbara acá!

Solamente el freno de las Civilizaciones y del Conocimiento, porque somos un animal fuerte y la Naturaleza nos hizo fuerte para la lucha por la Vida; solamente lo puede encausar la Civilización y la alta Política. Y la alta Política es el sueño de tratar de pensar 40, 50 años delante de la Vida que nos tocará vivir.

Por eso les pido, Señores Presidentes, no es cualquier Época, ¡no es, no estamos...! Estamos en una Época de cambios y una velocidad inusitada, y les pido que lean lo que dijo ese señor chino que vino el otro día... la Propuesta que nos hizo; lean ese Discurso detenidamente.  Que nunca, yo no me acuerdo que en América Latina nadie vino a hablarnos y a proponernos esas cosas, y es un invite de características globales como nunca hemos tenido, ¡y no debemos dejar perder esa oportunidad! Pero a su vez, sabemos que en este Mundo los peces chicos se tienen que cuidar de los peces grandes; por eso tenemos que estar juntos, ¡por eso tenemos que estar juntos! Gracias.