El ministro de Hacienda de Brasil, Guido Mantega, descartó hoy, miércoles, que el país suramericano pueda sufrir una recesión de su economía en los datos finales de 2014 pese a que Producto Interior Bruto (PIB) solo haya crecido un 0,2% en el primer trimestre y los datos de producción industrial hayan observado un ligero descenso.

Mantega se expresó así en una rueda de prensa celebrada en Brasilia y en la que añadió que no existen posibilidades de cerrar 2014 con índices negativos ya que, según afirmó, "no habrá recesión y quien está hablando de ello está equivocado".

Mediante estas declaraciones el mandatario brasileño intentó poner fin a diversos rumores emitidos durante las últimas semanas en las que varios informes redujeron drásticamente las previsiones económicas de Brasil para 2014.

En un estudio publicado el lunes por el Banco Central del país suramericano, los analistas económicos de Brasil redujeron por novena semana consecutiva las previsiones de crecimiento de Brasil para 2014 hasta el 0,9%.

Durante su intervención, Mantega también afirmó que la inflación "está en caída" y que continuará bajando en los próximos meses.
En su opinión, la reducción del precio de los alimentos, que presionó el índice de precios en el primer semestre, contribuirá para traer una inflación a final de año por debajo del 6,5%, cifra marcada por el Ejecutivo como límite.

Asimismo, señaló que "Brasil tiene una situación bastante sólida que nos permitió atravesar las turbulencias causadas por la retirada de los estímulos por la Fed".

Mantega precisó que hay indicadores que muestran la solidez de la economía del país suramericano como el "fortalecimiento" del real brasileño cuyo valor aumentó un 10% en los últimos seis meses, periodo durante el que la bolsa de Sao Paulo se expandió un 21,1%.