El Secretario General de la Organización de Naciones Unidas (ONU) señor Ban Ki-Moon, quien realizó una importante visita a Nicaragua, hizo un recorrido por el Complejo Eólico “Camilo Ortega Saavedra”, ubicado en el departamento de Rivas, y conoció detalles sobre los logros que el país ha alcanzado en términos de eficiencia, acceso y cambio de la matriz energética, que representan más bienestar y desarrollo para los nicaragüenses.

Ban Ki-Moon estuvo acompañado por su esposa Yoo Soon-taek, miembros de la misión de alto nivel de la ONU, el Vicecanciller Valdrack Jaentschke y el presidente ejecutivo de la Empresa Nacional de Transmisión Eléctrica (Enatrel) Salvador Mansell.

Durante el recorrido, el Secretario General de Naciones Unidas conoció detalles sobre el complejo eólico “Camilo Ortega” y aprovechó para tomarse fotografías junto a su esposa y los miembros de la misión que le acompañó.

Posteriormente, Ki-Moon expresó que Nicaragua tiene una gran capacidad de generar energía en base a fuentes renovables como la energía solar, la eólica, la geotérmica o la hidroeléctrica.

“Ustedes han sido muy afortunados de disfrutar de diferentes fuentes renovables”, aseguró Ki-Moon y agregó que “esas fuentes le permiten al país generar la energía moderna que beneficia tanto al pueblo de Nicaragua y que necesitan los gobiernos del mundo para poder continuar alcanzando los Objetivos de Desarrollo del Milenio, para poder erradicar la pobreza extrema, poder garantizar salud para todos y tantos otros temas relacionados con el bienestar de los pueblos”, expresó.

“Nicaragua entiende bien que la energía es esencial para poder garantizar los Objetivos de Desarrollo del Milenio y también para promover la agenda de desarrollo sostenible post 2015”, remarcó Ki-Moon.

Nicaragua ya duplicó el uso de la energía de fuentes renovables

El Secretario General de la Organización de Naciones Unidas, destacó que desde hace 3 años él lanzó una iniciativa llamada energía sostenible que planteó tres objetivos.

“El primero es garantizar el acceso de la energía a todos los pueblos, en todo el mundo para el año 2030. El segundo es duplicar la tasa de eficiencia energética. Y el tercero es duplicar el uso de energía de fuentes renovables en el contexto global o mundial del consumo de energía”, expresó.

En ese sentido, resaltó que “Nicaragua ya sobrepasó el tercer objetivo, de duplicar el uso de energía de fuentes renovables. Nicaragua ya está consumiendo el 50% de su energía de fuentes renovables”.

“Para el año 2028 el 97% de la energía consumida en Nicaragua será de fuentes renovables, es excelente, impresionante”, afirmó Ki-Moon.

También comentó que al menos 8 países en vías de desarrollo están participando de la iniciativa planteada por la ONU y ya se han recibido miles de millones de dólares en compromiso para apoyar esa iniciativa.

“Con muchos socios desde las ONG, hasta las instituciones financieras internacionales, todos estamos trabajando juntos para una meta común”, aseguró.

Energía moderna representa la clave para cambiar la vida de las personas

Ban Ki-Moon, valoró que la energía moderna representa la clave para cambiar la vida de las personas.

“Considero que la energía moderna puede mejorar la calidad de vida de las personas y si se utiliza bien tiene el potencial para reducir y erradicar la violencia sistémica y un sinnúmero de otros aspectos que afectan la vida diaria”, explicó.

“Por ejemplo, las clínicas y hospitales pueden ser mucho más eficaces en salvar vidas y cuando las calles estén bien iluminadas en la noche puede contribuir a reducir la violencia contra las mujeres. Las niñas y los niños pueden estudiar por las noches”, indicó.

Recordó que cuando el Presidente Daniel Ortega asumió la presidencia en el año 2007, Nicaragua estaba en una situación en que había razonamientos de luz hasta de 18 horas diarias.

Ki-Moon también recordó su infancia en Corea, país que al igual que Nicaragua sufrió problemas con el acceso a la energía eléctrica.

“Cuando yo era niño en Corea no teníamos la luz eléctrica, yo tuve que estudiar con la luz tenue de un candil a gas. Y para los que sí tenían la luz eléctrica tenían racionamientos también, aun cuan rico fueses no había luz después de las 10 de la noche”, comentó.

“La oportunidad de tener una refrigeradora o un televisor era un sueño irrealizable. Yo diría que la energía eléctrica representa un hilo dorado para la vida humana, y también puede ayudar a enfrentar al cambio climático”, valoró.

Por eso insistió en que “Nicaragua puede continuar invirtiendo en una forma muy audaz en la energía eólica, la energía solar, para que todos los y las nicaragüenses puedan disfrutar de una vida digna”.

Exponen logros en materia energética

Por su parte el ingeniero Salvador Mansell, presidente ejecutivo de Enatrel, destacó los logros que desde el año 2007, bajo el mandado del Comandante Daniel Ortega y la Compañera Rosario Murillo, se han venido cosechando en el tema de la generación de energía en el país.

Mansell expuso que el Programa de Electrificación Sostenible y Energías Renovables (PNESER) el cambio de la matriz energética se ajusta al plan de energía sostenible para todos.

Explicó que Nicaragua ha avanzado en la cobertura eléctrica, en el cambio de la matriz energética y en base a eso se ha visto el impacto en el desarrollo sustentable, la erradicación de la pobreza y en el bienestar de la población y el cuido del medio ambiente.

“Antes del 2007, nuestro país generaba el 75% de la energía eléctrica a base de petróleo. El mandato desde el 2007 fue aumentar la cobertura eléctrica, normalizar asentamientos, promover la eficiencia energética, realizar estudios de los recursos naturales, apoyar la gestión del sistema interconectado nacional y aumentar las redes de transmisión y distribución, y llegar a los lugares donde hay fuentes renovables para promover el cambio de la matriz energética”, aseguró Mansell.

También explicó que en el PNESER están aglutinados los organismos financieros coordinados por el BID y cuyo financiamiento se acerca a los 600 millones de dólares para resolver de manera integral la crisis energética del país.

A la fecha, detalló Mansell, se ha logrado un alcance de electrificación de más de 272 mil viviendas y más de 1.498 millones de personas tienen acceso a la energía eléctrica. Asimismo, estimó que en los próximos años se invertirán 255 millones de dólares con lo cual se logrará en el 2017 llegar al 87% de electrificación con 2.5 millones de personas que tendrán acceso a la energía eléctrica.

Mansell destacó que el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, implementa una estrategia de pequeñas micro centrales hidroeléctricas cuyo monto es de 25 millones y ha impactado en casi 7 mil 500 viviendas electrificadas y 40 mil personas cuyo derecho a la energía eléctrica ha sido restituido.

“Para el 2017 se piensa invertir 28 millones y alcanzar las 55 mil personas con acceso a la energía eléctrica”, por medio de la implementación de pequeñas micro centrales hidroeléctricas.

El ingeniero Mansell también expuso que el Gobierno está planificando ejecutar un PNESER del Caribe, una zona donde la electrificación apenas alcanza al 30% de la población.

Asimismo, dijo que en la isla de Corn Island se buscará fortalecer el desarrollo turístico por medio de un proyecto eléctrico integral que implementará medidas de eficiencia energética, así como la instalación de un proyecto eólico para la generación de energía renovable más barata que el diesel que actualmente se utiliza para la generación de energía en la isla.

En resumen, Mansell precisó que en el 2007 en Nicaragua se generaban 305 megavatios y que ahora en 2014 se producen 620 megavatios, lo que supone un aumento de más del 90% en la generación.

Detalló que el potencial que tenemos en Nicaragua en generación de energía hidroeléctrica son 2 mil megavatios, potencial geotérmico se estima en mil 500 megavatios, generación eólica en 800 megavatios, solar en 500 megavatios y biomasa en 200 megavatios.

“Estamos hablando de 5 mil megavatios en potencial de fuentes renovables”, afirmó Mansell, asegurando que para el 2019 la meta es lograr un 78% de generación de energía con fuentes renovables y para el 2028 alcanzar el 97% de generación de energía con fuentes renovables.

Finalmente, recordó que en el año 2007 Nicaragua terminó con los racionamientos gracias a la ayuda del pueblo hermano de Venezuela que nos dotó de las plantas de generación para poderles traer normalidad a las familias nicaragüenses.