La marcha inició en Plaza de las Victorias y concluyó en la Avenida Universitaria con una Feria Educativa del VIH-SIDA, en la que los estudiantes de secundaria, universitarios, amas de casa, profesionales, taxistas y público en general recibieron charlas sobre cómo prevenir la enfermedad, también se entregaron condones y se realizaron pruebas rápidas.

El doctor Enrique Beteta, Secretario General del Ministerio de Salud y Presidente de la Comisión Nicaragüense del Sida, reiteró que en Nicaragua el Gobierno Sandinista realiza innumerables esfuerzos por brindar mejores condiciones de vida a las personas que padecen del mal y ejecuta campañas para prevenir la enfermedad.

Beteta confirmó que el año pasado se realizaron 350 mil pruebas rápidas, de estas 160 mil fueron practicadas a  mujeres embarazadas.

A través de estas pruebas se detectaron 970 pacientes, lo que arroja casi 3 personas por día. El año 2007, 47 mujeres embarazadas trasmitieron el virus a sus bebes, el año pasado solamente dos niños adquirieron el virus, gracias a que sus madres se les diagnostico el mal antes de dar a luz.

Desde el Ministerio de Salud y desde CONISIDA se realiza la Jornada Amor, Cariño y Solidaridad con las personas que conviven con SIDA.

Subrayó que una prioridad es garantizar mejores niveles de vida a unos 90 niños que viven con el virus y también a los 7 mil jóvenes y adultos, hombres y mujeres que tienen registrados en el país.

Instó a los ciudadanos a realizarse las pruebas rápidas, lo que permite tener un diagnostico antes que el virus haga estragos en la salud de las personas y con el tratamiento médico pueda sobrellevar la enfermedad y tener muchos años de vida.

Arelys Cano, representante de Asonvihsida, dijo que la marcha fue una acción de solidaridad para las personas que conviven con VIH, pero aprovechó para hacer el llamado a los ciudadanos a practicar acciones que eviten nuevos contagios.

“Hacemos un llamado a la solidaridad, hacemos el llamado a la no discriminación, al no estigma y que la gente prevenga, que se informen y tomen conciencia que el VIH-Sida es un estrago para la sociedad y es un problema desde la familia”, dijo Cano.

Reconoció que con el Gobierno Sandinista existe un cumplimiento a la ley que protege y tutela los derechos de las personas con VIH-Sida, principalmente con la entrega de los medicamentos retrovirales y otras acciones de lucha contra el mal.

Desde que se dio el primer caso de Sida en Nicaragua han fallecido 951 personas y se contabilizan de forma oficial unas 7 mil nicaragüenses que conviven con el virus.

En Nicaragua las amas de casa, los trabajadores de la construcción, comerciantes y adolescentes son los sectores más afectados por el virus del Sida.