En medio de un desborde de tradición y fe cristiana Su Eminencia Reverendísima Cardenal Leopoldo Brenes, presidió este viernes la solemne misa en honor a Santiago Apóstol, santo patrono del municipio de Jinotepe, departamento de Carazo.

El Cardenal Brenes, recordó ante los cientos de fieles que llegaron a la parroquia local, que Santiago fue un gran misionero y el primer mártir de los apóstoles.

El alto prelado manifestó que el servicio a los demás es un principio fundamental que deben emular todos los seguidores de la fe cristiana.

“Para llegar a comprender la grandeza del servicio tenemos que identificarnos con aquel que es el modelo de servicio, que es el modelo de la entrega generosa, y ese es Cristo”, expresó.

“El Apóstol Santiago al igual que los (otros) apóstoles fueron viviendo, fueron acercándose más y más a Jesús para llegar a comprender la grandeza del servicio”, explicó.

Brenes explicó que Santiago fue llevado al martirio por anunciar una nueva Iglesia.

“Ese martirio del primer Apóstol es solamente el inicio de toda una cadena de hombres y mujeres que a través de dos mil años por ser fieles al Señor y por cumplir ese mandato, esa voluntad primero de obedecer a Dios antes que a los hombres, son martirizados”, aseguró Brenes.

Fiestas deben vivirse con fe

Durante su prédica, el también arzobispo de la Arquidiócesis de Managua, llamó a los pobladores jinotepinos a vivir las fiestas patronales con fe y no convertirlas en un espacio donde prospere el vicio.

Al concluir la Santa Misa, los cientos de fieles congregados en la parroquia entonaron el Canto a Santiago, siendo este uno de los momentos más solemnes de estas festividades municipales.

Posteriormente la imagen salió en procesión por las calles de Jinotepe junto a San Marcos, San Sebastián y San Antonio, lo cual tradicionalmente es acompañado por el baile de Los Diablitos.

Para los católicos, Santiago representa efectivamente un ejemplo de cristianismo.

“Santiago fue un hombre que estuvo con nuestro Señor Jesucristo, es un ejemplo para nosotros los católicos de que en cualquier adversidad no debemos olvidar nuestra fe”, dijo la señora Carmen Campos.

Los fieles aseguraron que el llamado del Cardenal Brenes a celebrar estas festividades lejos de los vicios es el mejor regalo que se le puede dar al patrono jinotepino.

“El Cardenal Brenes hizo algo muy importante. Nos recordó a todos los fieles que esta es una celebración religiosa y como tal es que debemos vivirla”, señaló Claudia María Baltonado, otra de las devotas de Santiago Apóstol.

Como parte de estas fiestas, se cocinó el ajiaco más grande de Nicaragua, el cual es el plato típico de este municipio. De acuerdo al comité organizador, este ajiaco fue preparado para más de 5 mil comensales.