Con el objetivo de reducir la informalidad en el sector construcción, los principales involucrados de esta rama económica se reunieron para analizar propuestas que ayuden a que más trabajadores sean incorporados a los beneficios contemplados en las leyes laborales del país.

Los trabajadores de la construcción representados por diversos sindicatos, los empresarios aglutinados en la Cámara Nicaragüense de la Construcción y representantes del Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional pudieron conocer el estudio “el empleo, los salarios y la productividad en la actividad de la construcción en Nicaragua”.

Benjamín Lanzas, Presidente de la Cámara Nicaragüense de la Construcción, indicó que el estudio demuestra que este sector cumple con “todo lo que debemos de cumplir, el trabajador de la construcción es el mejor pagado a nivel nacional y por bastante”.

Principal problema es la tercerización

“El problema que tenemos es el cáncer que tenemos con las empresas informales que no cumplen con el Convenio Colectivo, con las empresas que no inscriben a sus obreros en el seguro social, que no cumplen con la ley de higiene y seguridad y es el enfoque que estamos dando. El 10 por ciento del sector construcción está en la formalidad, el 90 por ciento trabaja en la informalidad”.

Luis Barbosa, de la Central Sandinista de Trabajadores (CST) José Benito Escobar, también instó a las empresas informales a asegurar a sus trabajadores y cumplir con el Convenio Colectivo.

Agregó que el principal problema en el sector construcción es la subcontratación o tercerización, sobre todo de las empresas informales que no llevan un registro contable “y si no llevan contabilidad, no están pagando seguros. ¿Cuántos millones pierde el Estado? ¿Cuántos trabajadores están siendo precarizados?”.

Barbosa indicó que estas empresas informales al final se convierten “en cáncer” porque hacen competencia desleal y “se comen a las empresas nacionales”. Hizo un llamado al MITRAB y al INSS a fin que fortalezcan su sistema de fiscalización.

Afirmó como fundamental consolidar la alianza entre empresarios, trabajadores y gobierno, a fin que la informalidad se vaya reduciendo en beneficio de todos los involucrados.

En el sector construcción se estima que existen un poco más de 150 mil trabajadores, de estos solamente 20 mil están incorporados al INSS, algo que debe aumentarse para que puedan gozar de los beneficios que el seguro social.

En Nicaragua existen al menos 274 empresas dedicadas a la construcción, de estas 15 son consideradas grandes, 34 medianas, 100 pequeñas y 125 micro empresas.

CADUR pide mejorar productividad

Por su parte, Ricardo Meléndez, Presidente de Cámara de Urbanizadores (CADUR), expresó que están negociando con los sindicatos de la construcción un nuevo aumento en los salarios, pero esto dependerá del compromiso por mejorar los rendimientos productivos. Sostuvo que la informalidad está causando un caos en el sector construcción.

Llamó a las “empresas informales” a asumir su responsabilidad, porque un trabajador que no cotiza al Seguro Social será una carga para el Estado cuando le llegue la edad de jubilación, costo que al final asumen las empresas formales. “Una persona que no cotiza no podrá ser sujeta a crédito, por tanto tendrá menos posibilidades de adquirir alguna de las viviendas que se desarrollan en el país”.

Barbosa indicó que para mejorar la productividad, pasa primero en que los empresarios hagan una mejor planificación de sus proyectos.