Su Eminencia Reverendísima Cardenal Leopoldo Brenes dedicó su homilía de este jueves a las víctimas de los atentados del pasado 19 de julio. Luego de la ceremonia religiosa, durante breves declaraciones ofrecidas a Multinoticias, Canal 4 llamó al pueblo nicaragüense a vencer el odio con el amor.

“Creo que el sentimiento de todos los nicaragüenses fue un sentimiento de dolor. Sobre todo cuando fueron atacados en la oscuridad de la noche”, manifestó el líder religioso.

El alto prelado destacó el hecho de que las víctimas de estos hechos violentos fueran personas que participaban pacíficamente en la celebración del 19 de julio, emboscadas por delincuentes cobardes que aprovecharon la oscuridad de la noche para cometer el crimen.

Toda Nicaragua conmovida

“Creo que toda Nicaragua se sintió conmovida”, manifestó el Cardenal Brenes, quien afirmó a la vez que conmovió su corazón “porque atentar contra la vida y la vida de inocentes es verdaderamente doloroso”.

Recordó también que a través del comunicado emitido por él y por el obispo auxiliar, Monseñor Silvio José Báez, quisieron expresarse pidiendo al Señor Todopoderoso que pueda desarraigar de los corazones todos los sentimientos de muerte, de destrucción y odio y así podamos ser “verdaderos constructores de una civilización del amor”.

“Casualmente el Santo Padre ha sentido el dolor de tantos inocentes que están muriendo allá en la Tierra Santa”, expresó Su Eminencia Reverendísima, haciendo alusión al mensaje expresado por el Papa Francisco el pasado domingo durante el ángelus.
Resaltó el mensaje, expresando que la violencia solamente puede ser derrotada con el amor.

“Creo que es la labor de todos nosotros seguir siendo constructores de paz y por eso he querido pedirle al clero y a nuestros fieles que pudiéramos contemplar a Jesús y pedirle que nos dé esos sentimientos de amor, que nos dé sentimientos de misericordia y que desarraigue de nuestro corazón todo sentimiento de odio, de violencia y de venganza. Que todos podamos ser verdaderos Constructores de Paz”, reiteró.

Finalmente, señaló que la violencia y la confrontación nunca son positivas, y como pastores, “desde el corazón del mismo Papa Francisco, creo que eso nunca va a encontrar eco, tendremos que ser verdaderos promotores de paz y de misericordia”, concluyó.