Una gigantesca marcha llena de paz y amor, protagonizaron las familias de León, acompañadas por la banda musical y Cuerpo de Cadetes del Ejército de Nicaragua, para conmemorar el 55 Aniversario del tránsito a la inmortalidad de los estudiantes asesinados por la Guardia Somocista un 23 de julio de 1959.

Durante este acto, en que los leoneses honraron la memoria de los estudiantes Erick, Sergio, José y Mauricio, también se otorgó la ‘Orden Fernando Gordillo’, al Presidente de la Asamblea Nacional, compañero René Núñez, quien historió que hace 55 años, el pueblo también estuvo condolido por esta masacre.

Desde la Cancha 23 de Julio, miles partieron hacia el Cementerio Guadalupe, para llevar ofrendas florales a los cuatro héroes y mártires que, por manifestarse en contra de la masacre de ‘El Chaparral’ (frontera Nicaragua-Honduras), en junio de 1959, fueron asesinados por el régimen somocista.

El Secretario Ejecutivo de la Organización Continental Latinoamericana y Caribeña de Estudiantes (OCLAE), compañero Matheus Florentini, destacó que a 55 años de este trágico suceso, los universitarios nicaragüenses ahora, durante el Gobierno del Presidente Daniel Ortega, gozan de paz y tranquilidad, además de estudios gratuitos.

El Rector de la UNAN, León, compañero Octavio Guevara, refirió que al igual que aquel triste 23 de julio (1959), hoy los nicaragüenses “nos encontramos heridos, por la emboscada a nuestros hermanos acaecidos el pasado 19 de julio (2014), cuyo único pecado fue celebrar el 35 Aniversario de la Revolución Popular Sandinista.

“Lo único que cambia es la época, pero los asesinos siguen siendo los mismos enemigos del pueblo y la humanidad, quienes dispararon con saña y con odio a una caravana de buses que transporta a compañeros y compañeras inocentes”, detalló el rector Guevara.

Manifestó que pese a estos hechos, todo el pueblo se ha unido en amor, y no se ha dejado provocar por estos hechos criminales, sino que han preservado el reino de la paz y la sensatez, “sustentados bajo la tolerancia y los principios Cristianos, Socialistas y Solidarios”.

León, considerado como un terruño de rebeldía, por ser la primera capital liberada de las fauces de la dictadura somocista (1979), manifestó que la memoria de estos compañeros asesinados el 23 de julio, siempre será honrada con amor y unidad, abrazando los nuevos tiempos de paz y prosperidad en esta segunda etapa de la Revolución Sandinista.