Pep Guardiola está más que nunca comprometido con que su Bayern Múnich adopte su estilo de jugar al fútbol.

De cara a su segunda temporada al frente del campeón alemán, el entrenador español dijo el martes que la amargura dejada por sucumbir en las semifinales de la Liga de Campeones ante Real Madrid no menoscaba lo que logró.

"Fui a otro país. Yo busco intento adaptarme y también busco que los jugadores se adapten a mis ideas", indicó Guardiola en una conferencia telefónica con medios estadounidenses. "Pero se trata de un proceso, no se logra en un año".

Guardiola destacó las conquistas de su primer año en la Bundesliga, mencionando que el Bayern se consagró campeón con una inédita anticipación de dos meses.

Pero la derrota ante Real Madrid, con un global 5-0, dejó una nota negativa, además de voces que cuestionaron su filosofía de juego, basada en la posesión del balón.

"Fue una pena cómo se perdió ante el Real Madrid", dijo. "No fue tanto el perder, porque perder siempre se pueda dar".

El técnico advirtió que aquellos que creen que el nuevo modelo a seguir es el de la selección de Alemania que coronó en la Copa del Mundo deben tener cuidado con cambios drásticos en sus esquemas.

"No me convence el argumento de que si Inglaterra e Italia quedaron fuera (en primera ronda), lo que hicieron es malo o que se diga que la filosofía de Alemania es la correcta porque ganó", señaló".

"Las federaciones deben creer en sus modelos y tratar de darle todas las jugadores para que exploten todo su talento".

Mencionó su experiencia cuando dirigió al Barcelona. "Todo quisieron copiar eso. Es un gran error. Uno copa y por ahí se gana en un día, pero también vas a perder. Hay que tener paciencia con el técnico y con los jugadores".

Como parte de su pretemporada, Bayern disputará dos partidos en Estados Unidos. El primero será el 31 de julio ante el club mexicano Chivas en Nueva Jersey y luego enfrentará a un combinado de estrellas de la MLS, la liga estadounidense, el 6 de agosto en Portland, Oregón.