El cruel asesinato de cinco simpatizantes sandinistas el pasado 19 de julio en el departamento de Matagalpa, debe ayudar a los nicaragüenses a reflexionar de que una nación no puede construirse sobre las bases del odio, afirma el periodista y político liberal Moisés Absalón Pastora.

Para este comunicador, fue precisamente el odio destilado por algunos sectores políticos e inclusive medios de comunicación, lo que sirvió para alentar –de una u otra manera- esta cobarde masacre.

“No se han dado cuenta que la Nicaragua de hoy no es la Nicaragua de ayer”, enfatiza Pastora.

Nicaragua no quiere más confrontación

Pastora indica que en las redes sociales como Facebook han surgido especies de “Rambos” que lo que quieren es ver un país confrontado.

“Son las personas que están fuera del tiempo, y que las conocemos con nombre y apellido. Son agoreros, son personas que te viven maldiciendo cualquier esfuerzo bueno que sea solo porque viene de un gobierno al que adversan y al que son incapaces de combatir con hechos”, lamenta.

En este sentido, manifiesta que para los que ya han vivido los estragos de la guerra, esto es absolutamente inadmisible.

“Hay pastos de cultivo que germinan situaciones de violencia, que engendran violencia y que terminan en violencia. Esto que sucedió (la masacre del 19 de julio) es aberrante, es condenable y ojalá la Policía tenga la capacidad para llegar al fondo del asunto”, indica.

Generar violencia es un error

Pastora asegura que nadie debe hacerle daño a Nicaragua en base a posiciones políticas adversas al Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega.

“No están luchando contra Daniel Ortega, están luchando contra cuarenta proyectos sociales que les están llegando a un montón de nicaragüense”, subraya.

Al respecto, el periodista y político liberal reconoce que el Frente Sandinista goza de una enorme simpatía en las bases del pueblo, de ahí que los sectores contrarios al gobierno no tienen la autoridad moral de llamarse demócratas.

“Yo conozco el triperío de donde vengo y me doy cuenta perfectamente que aquellos que se dicen demócratas muchas veces son en realidad más dictadores que lo que ellos señalan que están en el poder”, expresa.

Medios presentan país como un polvorín

Igualmente asegura que cuando estos agoreros de las calamidades trasladan todo su discurso a los medios de comunicación pareciera como que Nicaragua estuviera "sentada en un polvorín", lo cual "no es cierto".

En este sentido, llamó a los medios de comunicación a ser cautos al momento de informar hechos, ya que fácilmente la población pude percatarse de que no se están ajustando a la realidad de las cosas.

“Una gran porción (de la gente) se estará dando cuenta que esos medios realmente no convencen, no llegan, están patinando. Entonces lo que están haciendo (esos medios de comunicación) es diluir esfuerzos y fundamentalmente llenándose de odio ellos, y con odio no llegás a ninguna parte”, puntualiza el reconocido comunicador.